Francia desplegó su portaaviones para combatir al ISIS

Desde su nueva posición en el buque Charles de Gaulle las aeronaves francesas podrán alcanzar sus objetivos en una hora y media, la mitad que desde la base de Emiratos Árabes que usaban hasta ahora

 AFP 163
AFP 163
  163
163
 AFP 163
AFP 163

La medida tomada por París forma parte de las operaciones de la coalición internacional para tratar de contener el avance de los terroristas del grupo Estado Islámico (ISIS) sobre territorio iraquí.

"La integración del Charles de Gaulle en la operación (francesa) Chammal (en Irak) comenzó esta mañana", declaró un cercano colaborador del ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian.

LEA MÁS: Video: así fue el bombardeo de Egipto contra ISIS tras la ejecución de los 21 cristianos

LEA MÁS: ISIS celebra los atentados de París y exhibe una entrevista con la yihadista más buscada

Los primeros aviones de combate Rafale despegaron por la mañana del Charles de Gaulle, que avanza a una velocidad de crucero de 120 millas náuticas (200 km/h) al norte de Bahrein, en el Golfo Pérsico, camino de Irak.

Desde su nueva posición los aviones franceses podrán alcanzar sus objetivos en una hora y media de vuelo, la mitad que desde la base de Al Dhafra, ubicada en Emiratos Árabes y utilizada actualmente por la Aviación francesa.

El Charles de Gaulle, que zarpó el 13 de enero de la ciudad de Toulon (sur de Francia) para una misión de unos cinco meses, permanecerá varias semanas en el Golfo Pérsico, al lado del portaaviones estadounidense "Carl Vinson", como parte de la coalición internacional antiyihadista dirigida por Estados Unidos, según indicó una fuente militar francesa.

Con dos aviones de combate Rafale y nueve Super Étendard a bordo, París va a duplicar su dispositivo aéreo en la región, que contaba con nueve Rafale en los Emiratos Árabes Unidos y seis Mirage 2000D en Jordania.

Francia lanzó a mediados de septiembre la operación Chammal en Irak. Desde entonces, sus aviones efectuaron un centenar de misiones de reconocimiento y otros tantos bombardeos en el país para apoyar al ejército local y los peshmergas kurdos que combaten al ISIS, indicó una fuente cercana a Le Drian.

El país es, junto a Australia, uno de los que más efectivos aportan a la coalición de 32 países, aunque es Estados Unidos quien realiza el grueso de los ataques aéreos.

Desde agosto de 2014, la campaña militar internacional se tradujo en más de 2.000 bombardeos en Irak y en Siria. Los cazas franceses sólo intervienen en Irak, porque París considera que una operación en Siria podría reforzar al régimen de Bashar Al Assad frente a los rebeldes.

2.000 hombres a bordo

Los bombardeos buscan detener el avance del ISIS destruyendo depósitos de municiones, vehículos y los pozos de petróleo que controlan, la mayor base financiera del grupo yihadista.

Los países de la coalición, que decidieron no enviar tropas terrestres a la zona, también emprendieron misiones de consejo y adiestramiento del ejército iraquí, que demostró su incapacidad para afrontar al ISIS el verano pasado.

El Estado Mayor norteamericano espera que las fuerzas iraquíes estén en condiciones de lanzar una ofensiva terrestre en la ciudad estratégica de Mosul (norte) entre abril y mayo, antes del Ramadán y los calores extremos del verano.

El Charles de Gaulle, una auténtica base aérea flotante, contará con el apoyo de un submarino nuclear de ataque, una fragata de defensa antiaérea (Chevalier Paul) y otra antisubmarina (la nave británica Kent), así como de un buque petrolero para abastecimiento. La operación implica a unos 2.700 marinos, entre ellos 2.000 a bordo del portaaviones francés.

Francia tiene a

3.500 soldados

en la misión Chammal, tantos como en la operación Barkhane en varios países del África subsahariana (Mali, Mauritania, Níger, Chad y Burkina Faso), otro importante escenario de la lucha contra el yihadismo.


  163
163