Flickr Antonio Ledezma 163
Flickr Antonio Ledezma 163

"Después de seis horas se nos permitió el acceso al lugar de detención del alcalde y allí fuimos informados de que está detenido por una orden de aprehensión dictada por el juzgado 6 de Control del Área Penal de Caracas", informó Omar Estancio, abogado del alcalde Antonio Ledezma, en declaraciones a Globovisión.

Comentó que en la madrugada de este viernes se les permitió el acceso (a él y a la mujer de Ledezma) a la sede del Sebin en Plaza Venezuela y les afirmaron que fue dictada una orden de aprehensión.

"Ayer no nos fue presentada ninguna orden de aprehensión en contra de Ledezma, sin embargo, después de seis horas de espera, a primeras horas de hoy se nos dejó entrar al lugar de detención y nos fue informado que está detenido por una orden de aprehensión dictada por el Juzgado 6 de control de la ciudad de Caracas", comentó el abogado.

Estancio explicó que a pesar de haber logrado hablar pocos minutos con Ledezma, desconoce el motivo de la orden de aprehensión en su contra. "Está retenido en El Helicoide, que son instalaciones administradas por el Sebin, sin embargo, a pesar de haber tenido una conversación muy breve con Antonio Ledezma en compañía de su esposa, no se nos informó el motivo específico de la orden de aprehensión, es decir, no se nos informó por parte de las autoridades por cuál delito el Juzgado 6 habría dictado la orden de aprehensión".

"Ledezma fue empujado cuando lo arrestaron"

El abogado agregó que "el procedimiento es la presentación del alcalde Ledezma ante el juez que dictó la orden de aprehensión en su contra, tiene derecho a nombrar a sus defensores y corresponderá al tribunal dictar una orden de detención o privativa de libertad o dejarlo libre. Eso se debe realizar durante 24 horas, pero puede extenderse por 48 horas más. Es posible que pueda ser trasladado después del mediodía o quizás mañana", informó.

Por último, se refirió a las agresiones que sufrió el alcalde en el momento en que fue detenido. "Antonio fue maltratado en el sentido de que fue empujado, de haber sido sacado a empujones de su oficina, no fue golpeado, ni hubo maltrato corporal. Ledezma se encuentra en buen estado de ánimo, muy optimista de poder demostrar que no tiene ninguna vinculación con el supuesto golpe de Estado. No opuso resistencia cuando fue detenido", concluyó Estancio.

 EFE 163
EFE 163

El documento que motivó la detención

El 11 de febrero pasado, un día antes de que se cumpliera un año de las protestas contra el régimen de Nicolás Maduro, que dejaron 43 muertos por la brutal represión policial, los tres dirigentes opositores venezolano emitieron un comunicado en el que llaman a "un pacto nacional" para "superar la crisis" en Venezuela.

"Hacemos un llamado, sin distingos políticos y trascendiendo las diferencias, para que pongamos en marcha, con la urgencia del caso, un Acuerdo Nacional para la Transición en el que esté representada la unidad de todos los ciudadanos de Venezuela", señalaron los dirigentes en una misiva firmada por los tres.

La propuesta plantea un cronograma de "acciones concretas" que busca "comenzar la reconstrucción del país", entre ellas, "una agenda para atender la emergencia social y asegurar la atención eficaz a los sectores más vulnerables" y una "agenda económica enfocada en estabilizar la economía, recuperar el ingreso familiar y generar confianza en el país". Asimismo, sugiere una "agenda política-institucional dirigida a restituir las libertades conculcadas, la soberanía, la paz social y el Estado de derecho".

 minci.gob.ve 163
minci.gob.ve 163

A continuación el texto completo del documento que enfureció a Maduro:

LLAMADO A LOS VENEZOLANOS A UN ACUERDO NACIONAL PARA LA TRANSICIÓN

El pueblo de Venezuela vive una de las circunstancias más difíciles de su historia, a la que ha sido llevado por un régimen que en los últimos dieciséis años aplicó un modelo fracasado y ha ejercido de manera impune la antidemocracia; un régimen ineficiente y corrupto que robó, regaló y despilfarró recursos públicos cuantiosos, con los cuales se hubiese podido impulsar el bienestar y el progreso de todos, en lugar de generar la ruina que hoy sufrimos. En fin, el desastre que vivimos responde al proyecto de una élite sin escrúpulos de no más de cien personas, que tomó por asalto al Estado para hacerlo totalitario, que se ha apoyado en grupos violentos y en un militarismo de cúpulas corruptas para controlar a la sociedad a través de la represión, que degradó las instituciones y que violentó todo ámbito de la sociedad hasta devastar la economía y dañar gravemente las bases de la paz.

El pueblo de Venezuela vive una de las circunstancias más difíciles de su historia

La precariedad y las tensiones que resultan de esta crisis y la insistencia del régimen en "profundizar" el modelo que la genera, pueden llevarnos en muy corto plazo a una emergencia humanitaria y han deslegitimado en extremo al gobierno. Es claro que el régimen no resolverá la crisis y que el gobierno de Maduro ya entró en fase terminal.

Nuestro llamado: construir un acuerdo para conducir la transición en paz

Es la obligación de todo demócrata ayudar a resolver la actual crisis, defender la libertad, evitar que el ya ineludible derrumbe del régimen desborde los cauces de la paz y la constitucionalidad y hacer que la transición, es decir, el paso del sistema superado a uno nuevo lleno de esperanza, se produzca de la mano de la mayoría de los venezolanos y nos lleve sin retrocesos a recuperar el espíritu y el orden democrático.

Asumiendo ese compromiso hacemos un llamado, sin distingos políticos y trascendiendo las diferencias, para que pongamos en marcha, con la urgencia del caso, un Acuerdo Nacional para la Transición en el que esté representada la Unidad de todos los ciudadanos de Venezuela, a través de las visiones de los trabajadores, los jóvenes, los empresarios, los académicos, los políticos, los miembros de las iglesias y de la Fuerza Armada, en fin, de todos los sectores nacionales. Los consensos y compromisos del Acuerdo Nacional le darán solidez a las decisiones que deberán ser adoptadas para salir de la crisis en todos los ámbitos; para armonizar socialmente al país y para asegurar la estabilidad política en su paso por un proceso que experimentará riesgos, turbulencias y acechanzas de diverso orden.

Pongamos en marcha, con la urgencia del caso, un Acuerdo Nacional para la Transición

A tal fin, proponemos un programa basado en tres agendas de acciones concretas, el cual se ha alimentado de las contribuciones que han hecho en los últimos tiempos diversos grupos de valiosos venezolanos. Como instrumento del Acuerdo Nacional, el programa que invitamos a acompañar y enriquecer con las perspectivas de todos los sectores, servirá de guía para superar la crisis y comenzar la reconstrucción del país.

Una agenda política-institucional dirigida a restituir las libertades conculcadas, la soberanía, la paz social y el Estado de Derecho:

- Restablecer la vigencia plena de las instituciones democráticas y los derechos humanos, liberar a los presos políticos, facilitar el inmediato retorno de los exiliados y solicitar del sistema judicial la apertura de los procesos a que haya lugar para el castigo de delitos graves cometidos al amparo del poder gubernamental;

- Reponer el ejercicio efectivo de la libertad de expresión y del derecho ciudadano a informarse sobre la gestión del Estado y revertir totalmente las violaciones y arbitrariedades cometidas en estos ámbitos;

- Rescatar la autonomía de los órganos del Poder Público, designar a sus directivos por las vías constitucionales y rehabilitar la pluralidad política y la soberanía del Estado nacional venezolano;

- Restituir plenamente la descentralización, el ejercicio de los poderes regionales y locales y la participación ciudadana genuina que establecen la Constitución y las leyes;

- Preparar y realizar elecciones presidenciales libres y absolutamente transparentes;?- Asegurar la lealtad y el apego de la Fuerza Armada Nacional a la Constitución y su desvinculación de toda injerencia extranjera y actividad político-partidista; y?- Abrir un proceso de despolarización política y de reconciliación nacional, que convoque e involucre activamente a toda la sociedad en la reconstrucción de las bases para la paz.

Una agenda para atender la emergencia social y asegurar la atención eficaz a los sectores más vulnerables:

- Restablecer a cortísimo plazo el abastecimiento normal de alimentos y otros bienes de consumo esencial de las familias y los suministros de repuestos e insumos que impiden la operación de las cadenas de distribución;

- Corregir las fallas de los servicios públicos fundamentales en todo el país, con especial prioridad en los de electricidad, agua, saneamiento, gas doméstico y transporte público;

- Garantizar que sean cubiertas las necesidades de salud de todo el pueblo de Venezuela, atendiendo las fallas y deformaciones existentes en la gestión de la salud pública y los sistemas hospitalarios; resolver el desabastecimiento actual de medicinas, insumos y equipos médicos y suplir los déficits de personal de salud de distintos niveles; y

- Enfrentar como prioridad de Estado la emergencia de seguridad ciudadana, desmantelar las redes criminales que proliferaron gracias a la impunidad y a la complicidad del régimen actual y abordar de manera integral el problema en sus facetas de prevención, acción policial, administración de justicia para eliminar la impunidad y elevación de la eficacia del sistema penitenciario.

Una agenda económica enfocada en estabilizar la economía, recuperar el ingreso familiar y generar confianza en el país:

- Recuperar la capacidad operativa y elevar significativamente la producción de la industria petrolera, revisar los marcos legales y los acuerdos lesivos a la misma y designar una nueva directiva de PDVSA, honesta y con capacidades, para garantizar su funcionamiento eficiente al servicio del país;

- Insertar nuevamente a Venezuela en los circuitos financieros internacionales y obtener de ellos los apoyos económicos necesarios para superar las dificultades del corto plazo;

- Desacelerar el proceso inflacionario actual, asumir una política cambiaria que promueva la producción nacional y, en general, corregir los desequilibrios macroeconómicos generados por años de excesos y corruptelas; restablecer la autonomía del BCV; poner en vigor un sistema eficiente y transparente para la coordinación de las finanzas públicas y designar nuevas autoridades de los entes económicos del Estado, con base en las normas y en criterios de capacidad y méritos;

- Llegar a acuerdos para la justa reparación de los daños a que hubiere lugar por expropiaciones arbitrarias; revisar el estado real de todas las empresas no petroleras que acabaron en manos estatales por la voracidad del régimen y decidir las formas de propiedad y gestión que ellas deban asumir para asegurar su recuperación productiva.

- Desmontar la maraña de controles que ahoga a la economía y reconstruir las bases jurídicas y económicas que son necesarias para atraer la inversión productiva que garantice un crecimiento estable en el futuro.

Venezuela será lo que los venezolanos hagamos de ella a través del cambio de rumbo que nosotros mismos decidamos. Ese rumbo estará asegurado por los consensos y compromisos del Acuerdo Nacional para la Transición.

Caracas, 11 de Febrero de 2015

Antonio Ledezma Leopoldo López María Corina Machado