Reuters 163
Reuters 163

El combate contra el yihadismo es "nuestra guerra colectiva como comunidad internacional", aseguró hoy el ministro jordano de Relaciones Exteriores, Nasser Judeh, durante una cumbre contra la violencia extremista en la que participan representantes de 60 países. "Es nuestra guerra como musulmanes", subrayó.

"La amenaza que enfrentamos hoy no tiene precedentes", insistió el funcionario y agregó citando palabras del rey de Jordania, Abdallah: "Los desafíos que enfrentamos hoy son los de una tercera guerra mundial".

"Estos terroristas demostraron no tener ningún límite o inhibición en su brutalidad"

"Estos terroristas demostraron no tener ningún límite o inhibición en su brutalidad, su barbarie y su salvajismo. ¿Cuánto tiempo dejará el mundo que siga creciendo y extendiéndose este fenómeno?", prosiguió Judeh.

La ofensiva antiterrorista de Jordania se reforzó luego de que el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) capturara a uno de sus pilotos, exigiera un rescate para entregarlo con vida y luego lo ejecutara brutalmente al quemarlo vivo.

El video del asesinato de Maaz al Kasasbeh fue difundido a principios de febrero mediante los foros yihadistas. En él se ve al joven dentro de una jaula, hacia la que avanza lentamente el fuego. La filmación muestra cómo es consumido por las llamas y se destruye por completo el cuerpo al pasarle una aplanadora por encima.

La comunidad internacional y Jordania misma no hicieron esperar sus represalias. El rey Abdallah mandó de inmediato que se realizaran operativos contra el ISIS, a la vez que ordenó que fueran ejecutados sus prisioneros yihadistas.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, fue uno de los primeros en condenar el brutal asesinato. Su país lidera la coalición internacional contra el Estado Islámico. Esta semana, además, organizó la cumbre sobre extremismo violento en Washington.

El mandatario estadounidense aprovechó para rechazar la idea de que Occidente está en guerra contra el islam: "Es una mentira horrible y todos nosotros, más allá de la fe de cada uno, tenemos la responsabilidad de rechazarla".

Obama detalló cuatro puntos claves para luchar contra el terrorismo, entre los que se destacan el objetivo de combatir su sistema de propaganda, los factores económicos que preparan el terreno para que puedan reclutar jóvenes descontentos y los problemas políticos y sociales que surgen a raíz de su proliferación.

La Cumbre Internacional contra el Extremismo Violento que se desarrolla durante tres días en la Casa Blanca, en Washington, reúne a representantes de 60 países con el objetivo de organizar una red que buscará hacerles frente al extremismo, sus causas y la radicalización de los jóvenes, en respuestas a los recientes ataques terroristas en Sídney, París y Copenhague.