162
162
 162
162

Desde que River volvió a ser River la ilusión de conseguir la mayor cantidad de títulos se instaló en todos los hinchas del "Millonario". Lejos quedaron los días del Nacional B y del Monumental incendiado, porque después de haber comenzado el año con la conquista de la Recopa Sudamericana, el equipo de Marcelo Gallardo trasladó el deseo de consolidarse como el mejor del continente a la Copa Libertadores.

Los 3.735 metros sobre el nivel del mar y el entusiasmo del San José intentaron despojar las esperanzas argentinas que se habían instalado en Oruro. Los remates de larga distancia de Wilder Zabala y la molesta presencia de Ángel Orué entre los centrales visitantes, amenazaron constantemente al arco defendido por Marcelo Barovero.

Si bien el dueño de casa pregonaba un estilo con criterios estéticos muy ostentosos, sus limitaciones no le permitían acceder al gol. En cambio, los criollos apostaron por un esquema mezquino, para salir de contragolpe a través de las individualidades de Gonzalo Martínez, Leonardo Pisculichi o Rodrigo Mora.

El descanso llegó en el momento justo para la entidad de Núñez, dado que en la última escena del primer capítulo, Mauro Bustamante consiguió llegar hasta el fondo para definir con un sombrero por encima de "Trapito" que mereció concluir en la red... pero la fortuna le jugó una mala pasada y su remate se fue apenas ancho. River debió cambiar de aire y recuperar el oxígeno, ya que el verdadero inconveniente que sufrió fue el desmedido esfuerzo físico.

En el complemento, Miguel Loaiza lastimó continuamente por el sector izquierdo. Las dificultades de Gabriel Mercado debían ser solucionadas con el retorno de Carlos Sánchez y la templanza de Eder Álvarez Balanta. Sin embargo, Teodoro Cardenas reemplazó al boliviano por Leandro Ferreira y el entrenador local le facilitó el trabajo a la última línea porteña.

En una de las últimas, Ricardo Verduguez incursionó por el centro y habilitó a Orué, para que el paraguayo pruebe desde el borde del área grande. El balón se fue a unos quince centímetros del poste derecho de Barovero y la desilusión del elenco del altiplano se hizo sentir. Sobre todo cuando Mora capitalizó un descuido defensivo y exigió a Carlos Lampe, quien interpretó una maniobra extraordinaria para evitar la conquista del oriental.

Cuando parecía que la repartición de puntos era un hecho, una desconcentración de Barovero le dio la posibilidad al atacante paraguayo de anotar el 1 a 0 para que estalle el estadio Jesús Bermúdez.

No conforme con la mínima diferencia, a través de un tiro libre Juan Gabriel Valverde impuso el 2 a 0 ante el estático arquero argentino. La conformación de la barrera y la escasa reacción le permitieron a San José quedarse con un triunfo histórico.

Como Tigres goleó 3 a 0 Juan Aurich de Perú, los de Oruro se ubicaron en la segunda posición de la zona, mientras que el "Millonario" quedó tercero y buscará sumar sus primeras unidades el jueves 5 de marzo en el Antonio Vespucio Liberti frente a los mexicanos.

Por Fernando Taveira – ftaveira@infobae.com