DYN 162
DYN 162

El Frente para la Victoria firmó esta tarde el dictamen de mayoría del proyecto que crea la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI). El texto impulsado por el Poder Ejecutivo será discutido el próximo miércoles.

En el marco de un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados, los legisladores avanzaron con la iniciativa luego de escuchar a dirigentes de la oposición, al jefe de la Secretaría de Inteligencia (SI), Oscar Parrilli, y su segundo, Juan Martín Mena, y al secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.

Los integrantes del oficialismo de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Seguridad Interior, de Justicia y de Legislación Penal firmaron el despacho mientras que el Frente de Izquierda y la Coalición Cívica presentarán dictámenes de minoría, a la vez que plantearon sus observaciones Claudio Lozano (Unidad Popular); Berta Arenas (Compromiso Federal) y el radical disidente Eduardo Santín.

Al comienzo de la reunión, que se extendió por casi cuatro horas, la titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, la kirchnerista Diana Conti, contó que le había manifestado a Patricia Bullrich que aceptaba la incorporación al plenario de la comisión de Legislación Penal como había solicitado, pero que igual la diputada opositora de Unión PRO no había convocado al cuerpo en su calidad de presidente.

La reunión conjunta volvió a exhibir, como ocurrió el viernes pasado, la ausencia de los principales bloques de la oposición (UCR, PRO, Frente Renovador, socialismo) que, siguiendo la estrategia que tuvieron en el Senado, resolvieron no debatir la ley propuesta por el oficialismo.

Parrilli respondió a los escasos diputados opositores que concurrieron a la reunión. "Nosotros tenemos responsabilidad de estos 10 años pero todos somos responsables por los últimos 30", se defendió.

Aunque reconoció que "todas las leyes son perfectibles", Parrilli sostuvo que la iniciativa del kirchnerismo "es una ley mucho mejor, más democrática y más transparente en cuanto al control político del Estado".

Zannini, por su parte, contraatacó duramente a Elisa Carrió, a quien confesó que no la respeta y que la prefería "cuando hablaba con Dios y no cuando habla con (ex espía Antonio) Stiuso".

En un discurso eminentemente político, desvinculado prácticamente del proyecto que estaba en tratamiento, Zannini aprovechó para replicar a Carrió que, al principio de la reunión había reiterado sus denuncias contra funcionarios y había asegurado que el proyecto oficial "no cambia el régimen, sino que lo agrava".

Zannini marcó que Carrió "tiene envidia" de la Presidenta y "está frustrada porque fue diputada con Cristina y miren dónde está Cristina y dónde está ella".

Para ese entonces, la diputada de la Coalición Cívica ya se había retirado de la comisión, porque dijo que no le interesaba. Antes de irse, aseguró que la reforma de la ley que ya aprobó el Senado "termina con la clara diferenciación que se hizo en democracia entre inteligencia interna e inteligencia para la defensa y que "no hay decisión de eliminar esa SIDE ni de anular los gastos reservados, sino de traspasar personal, ni de anular los gastos reservados".

A su turno, Lozano (Unidad Popular) manifestó que "Nisman es un muerto más de la causa AMIA", mientras que Arenas propuso que la comisión Bicameral de seguimiento esté integrada mayormente por la oposición, en tanto que Santín resaltó que "no se da siempre la posibilidad de tratar una ley como esta". Pitrola, del Frente de Izquierda, opinó que con el tratamiento de la norma "se quiere tapar la responsabilidad que tiene el Gobierno Nacional".

Por último, Pablo Javkin (CC) confesó que "preocupa que los funcionarios principales no sean electos por mayoría especial". Parrilli luego le contestó que no se los puede equiparar con los ministros de la Corte.