Como cada vez que está ante un micrófono, Elisa Carrió dejó declaraciones explosivas. En pleno debate de comisión por la ley para la creación de la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI), la diputada nacional se refirió a la muerte de Alberto Nisman y aseguró que "es una muerte que es un asesinato".

Por el presunto crimen responsabilizó a la actual Secretaría de Inteligencia (ex SIDE). "Recuerden los 90. Toda operación de inteligencia tenía testigos suicidados. Era esta SIDE, que funcionaba para matar. Seguramente ahí estaba (el ahora ex espía Antonio) Stiuso, porque estuvo siempre", sostuvo.

La líder de la Coalición Cívica advirtió que el proyecto del Gobierno es tan sólo maquillaje y no una reforma de fondo ya que "no hay una decisión de eliminar la SIDE ni cortar los gastos reservados, sino un traslado al nuevo sistema".

"Yo no me voy a acercar a ninguno de los fiscales en la marcha"

Pero el oficialismo no fue el único blanco de sus dardos, sino que también cuestionó a los jueces y fiscales que convocan a la marcha del silencio que se hará esta tarde para reclamar el esclarecimiento de la muerte del fiscal general del caso AMIA.

Aunque confirmó que su intención es asistir, aclaró: "Yo no me voy a acercar a ninguno de los fiscales. Concuerdo en que ninguno actuó en estos diez años. Pero eran de ustedes y ahora se separaron. Como con Stiuso. Tampoco voy a acompañar a jueces que destruyeron la causa por enriquecimiento ilícito contra Néstor Kirchner. Sólo (el fiscal Gerardo) Pollicita la impulsó".

En cuanto terminó sus palabras, la titular del plenario de comisiones, la kirchnerista Diana Conti, pidió un aplauso. Pero no era para ella, sino para el actual secretario de Inteligencia, Oscar Parrilli; su segundo, Juan Martín Mena, y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.