Reuters 163
Reuters 163

El presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, solicitó la ayuda estadounidense para combatir a los islamistas de Boko Haram, en una entrevista concedida al Wall Street Journal y publicada el viernes.

"¿No combaten al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés)? ¿Por qué no vienen a Nigeria?", dijo al cotidiano. Los estadounidenses "son nuestros amigos. Si Nigeria tiene un problema, yo espero que Estados Unidos venga a ayudarnos", declaró.

"¿No combaten al Estado Islámico? ¿Por qué no vienen a Nigeria?"

Esta declaración de Jonathan tiene lugar meses después de una embestida militar y territorial de Boko Haram en el noreste del país. El grupo multiplica sus ataques, actualmente incluso en los países vecinos, sin encontrar una resistencia efectiva del ejército nigeriano.

La insurrección de Boko Haram en Nigeria y su represión dejaron ya más de 13.000 muertos y 1,5 millón de desplazados en el país desde 2009. En ese contexto, las elecciones presidenciales y legislativas que estaban pautadas originalmente para estos días, fueron postergadas seis semanas, hasta el 28 de marzo.

Según el presidente saliente, que se presenta a nuevo mandato, ese aplazamiento permitirá a las fuerzas de seguridad enfrentar los ataques islamistas que, declaró al diario estadounidense, reciben "fondos y entrenamiento" del grupo ISIS, cuya dirección está instalada en territorios de Irak y Siria.

 163
163

Las relaciones entre Nigeria y Estados Unidos se tensaron desde fines de 2014. En diciembre Nigeria detuvo la formación por parte de Estados Unidos de un batallón nigeriano para combatir a Boko Haram. El embajador de Nigeria en Washington había criticado poco antes la negativa del gobierno estadounidense a vender armas a su país.

Una reciente ofensiva en Chad y otra en Níger, dan cuenta de un intento por ampliar las acciones por parte del grupo terrorista, que hasta el momento estaba concentrado en el norte de Nigeria, en el que ya ha asesinado a miles de pobladores y secuestrado a cientos de mujeres y niñas y que lucharon para establecer un Estado islámico en el norte de Nigeria durante los últimos cinco años.