Amado Boudou entra a los tribunales de Comodoro Py para declarar ante el juez Lijo por la causa Ciccone. 9 de junio Adrián Escandar 162
Amado Boudou entra a los tribunales de Comodoro Py para declarar ante el juez Lijo por la causa Ciccone. 9 de junio Adrián Escandar 162

El estudio jurídico Richarte que representaba a Amado Boudou en la causa Ciccone, que lo tiene como procesado, anunció el jueves mediante un comunicado que no continuará llevando adelante su defensa, tal como había trascendido en las últimas horas.

Hacía varios meses que el estudio Richarte maduraba la decisión de alejarse de la defensa del vicepresidente. De hecho, habían amagado con renunciar hacia fines del año pasado, pero no creyeron conveniente el momento. "O no los dejaron", aseguran fuentes cercanas al estudio.

El encargado de instrumentar los pasos que desembocaron en el reciente alejamiento fue Diego Pirota, mano derecha de Richarte y el letrado que llevó adelante en los hechos la defensa de Boudou en la causa Ciccone y en el expediente en el que se investiga al vicepresidente por enriquecimiento ilícito, ambos en manos del juez Ariel Lijo. Lo que aceleró los tiempos, reconocen cerca de Pirota, es el actual escenario de confrontación judicial, consecuencia de la muerte de Alberto Nisman. La suerte del estudio Richarte estuvo vinculada históricamente a la del ex espía Antonio Horacio Stiuso.

"Nos vamos por razones personales y profesionales", explicaron cerca de Richarte, que se encuentra de viaje, fuera del país. La decisión del buffete jurídico, que además defendía a otros funcionarios oficiales, como el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, o el senador Juan Manuel Abal Medina, se da en las semanas –o días– previos a conocerse el fallo de la Sala I de la Cámara Federal porteña, que deberá decidir sobre el futuro de Boudou en el marco de la causa Ciccone, y que podría dejarlo al borde de su segundo juicio oral.

Lo cierto es que hace meses que Pirota no pisa los tribunales de Comodoro Py. Quien sí lo hizo esta semana fue Eduardo Durañona, el otro abogado e íntimo amigo del vicepresidente, que por ahora quedará a cargo de la defensa del funcionario hasta conseguir otro estudio jurídico.