Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

El secretario de Inteligencia, Oscar Parrilli, adelantó hoy que se le hicieron nuevos cambios al proyecto de creación de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que apuntan a darle "mayor transparencia" al presupuesto y a reducir la cantidad de años para la clasificación de la información. La iniciativa original enviada desde la Casa Rosada ya había sido modificada.

En concreto, Parrilli contó que "se redujo de 25 a 15 años" el período mínimo para mantener en secreto los documentos de Inteligencia y que se introdujeron cambios con los que buscan darles más transparencia a los gastos, sobre todos a los reservados. También se establecerá que el nuevo organismo sólo podrá realizar inteligencia criminal cuando haya "razón fundada" y sea solicitada por un juez.

El funcionario hizo esas revelaciones tras una reunión que mantuvo con todo el bloque de senadores del Frente para la Victoria, y a la que también asistieron el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y el subdirector de la Secretaría de Inteligencia, Juan Martín Mena. El ex secretario general de la Presidencia ingresó al Congreso al mediodía por una puerta lateral, para no ser advertido por los medios, y se dirigió directamente a la presidencia del bloque, que conduce Miguel Ángel Pichetto.

En declaraciones a la prensa, Parrilli aclaró que los cambios a la ley fueron acordados por instrucción de la presidente Cristina Kirchner, en base a sugerencias recibidas, inclusive de diputados nacionales del oficialismo.

El secretario de Inteligencia estuvo reunido el jueves pasado con senadores y diputados en el marco de la comisión bicameral que hace el seguimiento de los organismos de Inteligencia para explicar aspectos de la reforma a la ley propuesta por el Poder Ejecutivo.

Ese día, pero en una reunión conjunta de dos comisiones del Senado, el proyecto recibió críticas de Horacio Verbitsky y el legislador bonaerense Marcelo Saín. El titular del Centro de Estudios Legales y Sociales fue particularmente crítico: aseguró que el texto enviado desde la Casa Rosada "no corrige, sino que, por el contrario, consolida la actividad" de la Secretaría de Inteligencia y llamó a "reformular" el proyecto para "no agravar los problemas". Luego de esas alocuciones, hubo un cuarto intermedio en el que se introdujeron algunos cambios al dictamen que finalmente fue firmado y que es probable que mañana reciba media sanción en el recinto.