162
162

La preocupación del presidente estadounidense, Barack Obama, respecto a la vulnerabilidad informática y posibles ataques en la red por parte de hackers y terroristas es de vieja data. Desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 hasta los recientes atentados cibernéticos a Sony Pictures y el Comando de Defensa de ese país, la Casa Blanca busca intensificar las medidas de prevención de acceso a información secreta del estado.

Por tal motivo, se inauguró una nueva agencia de seguridad informática que fue denominada Integración de Inteligencia contra la Amenaza Cibernértica (CTIIC, en sus siglas en inglés) que tendrá como principal tarea evitar que terceros accedan a información confidencial del Gobierno y detectar a los atacantes.

La asesora de seguridad nacional y para la lucha antiterrorista del presidente Barack Obama, Lisa Monaco, advirtió que las amenazas cibernéticas contra EEUU son cada vez más "diversas, sofisticadas y peligrosas". Y explicó que la CTIIC no recolectará inteligencia, sino que integrará y analizará la recopilada por otras agencias gubernamentales para detectar amenazas cibernéticas y prevenir ataques que pongan en riesgo al país.

"En los últimos años, las ciberamenazas contra EEUU incrementaron "en frecuencia, escala, sofisticación y gravedad del impacto", subrayó Monaco, quien nombró a Rusia, China, Irán y Corea del Norte entre los países con "capacidad" para ejecutar ataques en la red. "Lo más preocupante, quizá, es la naturaleza cada vez más destructiva y maligna de los ataques cibernéticos", sostuvo.

Ataques como el sufrido a finales del año pasado por la compañía Sony Pictures "se convertirán en norma si no actuamos rápido", advirtió la asesora de Obama. El Gobierno atribuyó a Corea del Norte ese ciberataque, supuestamente cometido en represalia por la película "The Interview", una comedia que se burla del líder de ese país, Kin Jong-un. En referencia a eso, Monaco dijo que ese ataque marcó "un punto de inflexión" por el robo de millones de datos y porque se trató de un intento de "coerción" por parte de Pyongyang.