lmneuquen.com.ar 162
lmneuquen.com.ar 162

El convenio de los gobiernos argentino y chino para instalar una base espacial controlada por el antiguo imperio del Dragón sigue siendo blanco de la dirigencia opositora. El intendente de Neuquén, Horacio "Pechi Quiroga, afirmó que el proyecto que se radicará en 2016 en el paraje de Quintuco despierta "preocupaciones desde el punto de vista de la seguridad y militar.


"Este acuerdo es raro y sofisticado, tiene cláusulas secretas. La pregunta del millón es por qué eligieron Quintuco y no Tanzania, Alaska o Groenlandia", se preguntó hoy el jefe comunal. En esa región, ubicada a 50 kilómetros de la localidad de las Lajas, la Agencia China de Lanzamiento y Control de Satélites (CLTC), que está bajo la órbita del Poder Ejecutivo chino, plantará una antena de un diámetro de 35 metros y 10 de altura.


Según se anunció oficialmente, la estación lunar tiene como objetivo "realizar tareas de monitoreo, control y bajada de datos en el marco del programa chino de misiones para la exploración de la Luna y el espacio". Se trata de una iniciativa china que está bajo su programa gubernamental de exploración astronómica, que incluyó desde 2007 el lanzamiento de cuatro naves al satélite natural de la Tierra.


Sin embargo, los expertos y la oposición temen que el uso del emprendimiento esté vinculado a cuestiones de estrategia geopolítica y militar antes que científica. Es que los nueve trabajadores chinos que trabajan en la iniciativa dependen nada menos que del Departamento General de Armamento y de la Comisión Central Militar del Ejército Popular de Liberación de China. "Concurrieron a la obra dos diputados provinciales y la policía de Neuquén les impidió entrar", ejemplificó sobre el hermetismo el radical Quiroga, aliado de Mauricio Macri.


Además del permiso para el uso de los cielos argentinos, el proyecto, que supone una inversión china de 300 millones de dólares, otorgó una cesión de 200 hectáreas a la CLTC -por intermedio de la CONAE, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales- y una exención impositiva de 50 años. Como contrapartida, las autoridades locales podrán acceder al 10% del tiempo disponible para el desarrollo de sus proyectos en la base. "Lo que podemos disponer para nuestra utilización es poco menos que los espejitos de colores que traía Colón", criticó Quiroga en radio Mitre.


"La única explicación que existió (del gobierno neuquino) es que es bueno para mejorar el sistema de comunicaciones de la Provincia, y que está siendo tratado en el Senado de la Nación", recordó el intendente, y volvió a cuestionar la adicción del Poder Ejecutivo nacional a "las cláusulas secretas", como ocurrió con la explotación de Vaca Muerta por parte de Chevron.


"Nos preocupa no medir estas cuestiones, sobre todo los que se rajan las vestiduras con el Mercosur y Unasur, y que no transparentaron esto con la Patria Grande", afirmó Quiroga.