Infobae 163
Infobae 163

Sebastián Marroquín, el hijo de Pablo Escobar, aseguró que Colombia desperdició la oportunidad de "desmontar el negocio del narcotráfico" cuando estaba en manos de su padre y de "hacer la paz con las drogas, y no la guerra como se hizo hasta ahora, algo que nos dejó un derramamiento de sangre que no ha parado".

Reciente autor de Pablo Escobar: mi padre, la biografía del jefe del Cártel de Medellín, Marroquín aseveró en una entrevista con el canal de Miami América TeVé que "la violencia ha seguido a la orden del día, porque la prohibición es el combustible fundamental para que se genere violencia en torno al negocio de las drogas".

Juan Sebastián Marroquín es en verdad el nombre ficticio que adoptó Juan Pablo Escobar para sobrevivir durante 20 años. En el reportaje, afirma que el Cártel de Medellín "era una empresa multinacional", pero no como todo el mundo piensa que es: "Cuando ingresas a una multinacional te cuentan cuál fue el primer producto, cómo se llegó a ser lo que es. En el Cártel de Medellín si preguntabas por la historia te mataban. Era imposible saber lo que se había hecho antes".

"Esos 15 minutos de fama que da la opulencia o un poder descomunal duran muy poco, no vale la pena intentarlo"

El hijo del capo narcotraficante ha sido siempre muy crítico con su padre. Nacido, según sus propias palabras, en el "epicentro del narcotráfico y la violencia" de Colombia, apenas unos meses atrás lo catalogó de "terrorista y asesino". En esta oportunidad, en la entrevista con América TeVé manifestó que él pudo haber seguido los pasos de Pablo Escobar, pero que no lo hizo porque es "más consciente de la historia que muchos". Y remató: "Su historia es para conocer, entender, pero no para imitar".

En ese sentido, señaló que su padre "terminó amasando una gran fortuna que fue la que terminó financiando su propia muerte, para que a todos nos quede claro que el crimen no paga, que entrar en la vorágine de la violencia quita la libertad a ti y a los tuyos, y la posibilidad de ser felices. Esos 15 minutos de fama que da la opulencia o un poder descomunal económico y militar duran muy poco, no vale la pena intentarlo".

Parte de la entrevista de Sebastián Marroquín con Infobae

Consultado por la fortuna de Pablo Escobar, indicó que se trató de "un hombre muy rico que amasó una gran fortuna con el negocio del narcotráfico", pero que le fueron decomisadas una gran cantidad de propiedades, tanto en vida como ya muerto. "Sus enemigos se nos acercaron y nos despojaron del resto de los bienes que nos quedaban como herencia porque consideraban que nosotros teníamos que pagar la totalidad de los gastos que ellos habían incurrido para terminar con la vida de nuestro padre", dijo.

Por último, reveló que tuvo conocimiento de que "algunos generales de las fuerzas cubanas estuvieron relacionados con actividades del narcotráfico con gente que tenía vínculo con mi padre. Pero nunca pude indagar si llegaban a la cabeza del régimen".