"Al Banco Central le preocupó dos o tres días con pérdida abultada de reservas, y por eso reaccionó con el freno de las autorizaciones del pago de importaciones", destacó Luis Secco en diálogo con Pablo Wende, en InfobaeTV.

A partir de ahí se planteó el economista "¿para qué sirven las reservas y mostrar que suben y mantener el tipo de cambio oficial estable? La consecuencia de hacer eso es esta suerte que se ha llamado 'ajuste silencioso' que se ve en la actividad económica".

Luis Secco: "la consecuencia de la política cambiaria es el ajuste silencioso de la actividad económica"

"Hoy la deuda con los importadores persiste en 5.300 millones de dólares, producto de la política de 'pisar las importaciones' que se inició casi con la devaluación de enero de 2014, a partir de la idea de que al principio de año estacionalmente no hay dólares", recordó Luis Secco.

Pero a diferencia del año pasado, el consultor de empresas advirtió que "mientras entonces el anticipo de liquidación de divisas por parte de los exportadores de aceites se hizo en febrero, ahora se adelantó a diciembre, de modo que la 'sequedad' del mercado de cambios se acentuará porque el margen para contar con un aporte solidario de divisas de ese sector en estos meses, hasta abril, no estará".

Las dudas sobre el real nivel de reservas en el Banco Central

Con ese escenario, entre los agentes económicos comienzan a preguntarse si "las reservas son las que dicen que hay", porque se fueron incluyendo diversos conceptos que se interpretan como un maquillaje para llegar al número actual de 31.266 millones de dólares.

Sin maquillaje las reservas caen de 31.266 millones a unos 15.000 millones de dólares

 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

Al respecto, Luis Secco enumeró que forman parte de las reservas unos "5.300 a 5.500 millones de dólares de atrasos de pagos a importadores; 3.000 millones de swaps de China y préstamos del Banco de Francia; y los encajes de los depósitos en dólares del sector privado porque no fueron absorbidos por préstamos, por unos 6.000 a 7.000 millones de dólares, hacen que se reduzcan a 15.000 millones de dólares".

Además, el economista mostró inquietud por la perspectiva del resultado de la balanza comercial, porque "está sufriendo presiones por la baja de los precios internacionales, que podrían dificultar la generación de divisas para hacer frente a los vencimientos de deuda del sector público nacional, provincial, y también del sector privado".

Cabe destacar que otros economistas llegan a niveles de reservas reales aún más bajas, porque restan unos 1.300 millones de dólares de default técnico con bonistas que ingresaron a los canjes de deuda de 2005 y 2010 pero que no pudieron cobrar por estar radicados en el resto del mundo; más otros 600 millones ingresados por la concesión del sistema de telefonía de alta velocidad para transmisión de datos (4G) y unos 630 millones de dólares de Nación Fideicomiso.