Twitter 163
Twitter 163

En las últimas horas se dio lo que faltaba en materia de escasez en Venezuela: ya no hay preservativos y los pocos que se consiguen cuestan carísimo. A la falta de frutas, verduras, pollo, carne, azúcar y otros alimentos, medicamentos y productos básicos, ahora se suma la escasez de condones.

Que las heladeras estuvieran sin carne o pollo o que faltaran productos de limpieza o medicamentos ya era habitual en los distintos comercios del país. Sin embargo, y lejos de solucionarse el problema, se agigantó la escasez: ahora los venezolanos no pueden cuidarse en las relaciones sexuales.

Según informa Bloomberg, hasta 10 farmacias del centro y este de Caracas están sin este método anticonceptivo, por lo que encontrarlos se ha convertido en una odisea demasiado cara.

"El país está en tan mal estado que ahora incluso tenemos que esperar para tener relaciones sexuales", afirma Jonatan Montilla, un directivo de 31 años que trabaja en una empresa de publicidad.

El colapso de los precios del petróleo ha profundizado la escasez de productos que ya sufría Venezuela, un país que importa la mayor parte de los bienes que consume y cuyas exportaciones de crudo representan el 95% de sus ingresos en divisas. A medida que el precio del crudo baja, la economía venezolana se acerca a un mayor riesgo de impago.

"Esta escasez amenaza todos los programas de prevención en los que hemos estado trabajando en el país"

La imposibilidad de acceder a estos métodos anticonceptivos, agrega Bloomberg, no hay que tomársela a broma. Venezuela tiene una de las tasas más altas en transmisión de VIH y en embarazo en adolescentes en América del Sur.

"Sin condones no podemos hacer nada. Esta escasez amenaza todos los programas de prevención en los que hemos estado trabajando en el país", relata al portal Jhonatan Rodríguez, director general de Stop VIH.

En la página web de subastas de MercadoLibre,

un paquete de 36 preservativos se vende a 4.760 bolívares (755 dólares, cotización oficial), es decir, cerca del salario mínimo, que es de 5.600 bolívares.