Reuters
Reuters

"Pudimos detectar que de cada diez venezolanos, seis deben hacer colas para comprar alimentos, independientemente de la clase social", aseguró hoy el presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco), Roberto León Parilli, en referencia a la escasez de productos básicos que se vive en Venezuela.

"En los abastos y supermercados, se está limitando la cantidad de productos que se puedan vender. Hay una limitante importante, en algunos casos es por unidad, y hay que tener en cuenta que no todas las familias son del mismo tamaño", agregó Parilli.

El presidente de la asociación civil explicó que se "están generando dificultades para acceder a la cantidad de productos que un padre de familia pueda comprar", según recoge el portal Globovisión.

"Si tuviéramos niveles de abastecimiento adecuados, no habría colas y nadie pagaría de más por un artículo"

"Si tuviéramos niveles de abastecimiento adecuados, no habría colas y nadie pagaría de más por un artículo", dijo, y recomendó al Ejecutivo llegar a acuerdos con el empresariado, dejando a un lado los debates políticos y sin perder su función fiscalizadora.

Ante las acusaciones del gobierno de Nicolás Maduro de que hay "acaparadores" para desbastecer, Parilli comentó que visitó algunas empresas de alimentos como Polar, que, a su juicio, tiene el 100% de la capacidad instalada y ha hecho inversiones. Acotó que no tuvo acceso a ninguna planta de producción de café y recordó que un 80% de esta industria está en manos del Estado.

"Comenzamos con las primeras visitas los días del 26 y 27 de enero, estuvimos en dos rubros muy importantes, se escogieron para el arranque a la empresa Polar de Aragua con la harina de maíz precocida y AsoPortuguesa, donde se produce el café, ambas empresas son privadas", indicó.

En Venezuela falta desde carne, leche y azúcar hasta elementos de higiene básicos, como pañales y papel sanitario. Sin embargo, en un país donde la tasa de inflación anualizada en 2014 fue superior al 60%, el Gobierno insiste en que no hay crisis, sino una "guerra" del empresariado para supuestamente boicotear al chavismo.