Gentileza ABC 163
Gentileza ABC 163

El médico forense Pablo Lemir presentó su informe al Ministerio Público y el resultado fue contundente: "Los del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) no los empujaban, no los tocaban, simplemente los picaneaban como a animales a las víctimas. Luego, los remataron a tiros", narra el escrito según consigna el periódico Última Hora.

La pareja de alemanes que fue asesinada por el EPP era propietaria de un establecimiento ganadero, en un nuevo hecho violento que despierta cuestionamientos sobre el desempeño de las fuerzas de seguridad del gobierno del presidente Horacio Cartes.

Los alemanes Robert Natto y su esposa Erica murieron tras un enfrentamiento entre miembros de la banda que los retenían y la Fuerza de Tarea Conjunta que busca combatirlos en la zona de Yby Yaú, a unos 400 kilómetros al norte de Asunción.

"Fueron eliminados, ejecutados por los miembros del grupo criminal, ya sea para cubrir su huida o por una simple venganza", le dijo a periodistas el ministro del Interior paraguayo, Francisco de Vargas.

De Vargas explicó que la pareja y otras cuatro personas fueron retenidas durante la tarde del miércoles, cuando realizaban trabajos de vacunación de ganado. Aunque sus acompañantes finalmente fueron liberados horas después.

Ambos cuerpos presentaron rastros de haber recibido descargas de picana eléctrica

Robert Natto recibió seis disparos y dos refilones. "El primer disparo fue desde una distancia intermedia en la región lumbar, estando parado; los demás fueron tras haberse caído boca para abajo", indicó Lemir en conferencia de prensa. La esposa, Erika Reiser, recibió dos balazos, uno en el antebrazo izquierdo, que le atravesó y le volvió a entrar en el tórax, a la altura del seno izquierdo. "El segundo recibió en la región lumbar, que fue fatal y habrá recibido estando ya en el suelo", agregó. En ambos casos fueron proyectiles 9 mm los utilizados.

EPP caminata

El mismo diario agrega que Lemir enmarcó un hecho preponderante: que ambos cuerpos presentaban rastros de haber recibido descargas de la picana eléctrica, que fue hallada en el monte. "Una cuestión interesante de esta verificación es que ambas personas presentan estigmas de haber sufrido impactos eléctricos. En el caso del señor, sufrió en la mano derecha y la señora en el codo derecho", mencionó el director del Laboratorio Forense.

Concluyó que el hecho fue una ejecución y sostuvo que faltan algunos estudios que se harán en Asunción. "Yo no puedo decir que fue una tortura; eso es una carátula jurídica, pero sí anoto que sufrieron esas heridas", remarcó.