Un hombre armado logró entrar al edificio de la cadena de televisión pública holandesa NOS, en la localidad de Hilversum, e irrumpió en los estudios durante la emisión de un informativo nocturno. Por este episodio, el canal suspendió la transmisión, que se reanudó una hora después.

El joven de 19 años, Tarik Z., que iba vestido con un traje y corbata, amenazó a uno de los guardias de seguridad con una pistola con silenciador y se dirigió a la zona de edición. Según indicó la cadena holandesa, él pedía que le dieran diez minutos de aire. "Pasan muchas cosas que queremos decir al mundo", aseguró a los gritos. "Nos han contratado los servicios de Inteligencia", agregó.

El atacante habló con tranquilidad con un trabajador del canal y señaló que actuaba "en nombre de un colectivo de piratas informáticos" y que tenía "una carta en la que había explosivos".

Minutos más tarde, cuando aparecieron cuatro agentes de la Policía, el joven no opuso resistencia, tiró el arma al piso y fue detenido. Las autoridades inspeccionaron el edificio de la televisión pública, ubicado en Mediapark, en busca de explosivos. Además todos los trabajadores fueron evacuados por su seguridad.