AFP 163
AFP 163

El Viktor Leonov, de 91,5 metros de largo y 14,5 metros de ancho, ingresó a la bahía de La Habana por la mañana y quedó amarrado en el muelle de cruceros, constataron periodistas de la AFP, sin que las autoridades cubanas informaran de su arribo.

Este buque de reconocimiento, que navega con unos 200 tripulantes, entró en funciones en 1988 en la Flota del Mar Negro, con base en Sebastopol (Crimea), pero siete años después fue transferido a la Flota Norte, según medios rusos.

El buque ruso inició su visita a La Habana el día antes del inicio de la primera reunión de alto nivel en décadas entre Estados Unidos y Cuba para preparar la normalización de los lazos bilaterales y la reapertura de embajadas, cinco semanas después de dejar atrás medio siglo de enemistad.

La delegación estadounidense estará encabezada por la subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, y su contraparte será la directora de Estados Unidos de la Cancillería cubana, Josefina Vidal. Esta histórica reunión terminará el jueves.

Ni las autoridades ni la prensa cubanas anunciaron el arribo del buque ruso, como tampoco lo hicieron en sus dos visitas anteriores, en febrero y marzo de 2014, ocasiones en que permaneció algunos días en La Habana.

Moscú y La Habana fueron estrechos aliados por 30 años durante la Guerra Fría, hasta la desaparición de la Unión Soviética en 1991. Tras un distanciamiento bajo el gobierno de Boris Yeltsin (1991-1999), reanudaron sus lazos políticos y económicos, así como la colaboración militar.

En diciembre de 2008, tres navíos de guerra rusos, encabezados por el destructor Almirante Chabanenko, visitaron la isla 20 días después de que el entonces presidente ruso, Dimitri Medvedev, y su homólogo cubano, Raúl Castro, relanzaran las relaciones bilaterales. Fueron los primeros buques de guerra rusos que visitaban Cuba desde 1991.