162
162

Como todos los años, el relevamiento del Centro de Investigación en Finanzas de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella incluyó en enero una pregunta sobre el nivel de inflación percibido por el público durante el año pasado. El resultado fue del 42,9% según el promedio de las respuestas y del 40 por ciento para el rango que divide en dos partes iguales a la cantidad de consultados, esto una mitad estimó una suba menor y otro tanto mayor a esa referencia.

En ambos casos, la sensación de la gente es que el aumento de los precios al consumidor se ubicó en 2014 muy lejos del 23,9% que midió el Indec, pero también superó al promedio que estimaron las consultoras privadas, según informaron a la prensa legisladores de la oposición.

Gran parte de la aparente sobreestimación de la población de la suba de los precios de los bienes y servicios es que mientras los organismos de estadística y los estudios privados miden la variación del costo del conjunto de la canasta de consumo de los hogares, la población, a modo individual construye su sensación en base a los bienes y servicios de uso más habitual, como los alimentos, artículos de higiene y de limpieza del hogar, además de muy pocos servicios.

La población sobrestima la inflación porque toma en cuenta los gastos más habituales

La inflación esperada, en promedio para el corriente año cae en todas las regiones; en comparación con el sondeo de diciembre, como respecto del valor definitivo que estimaron para 2014. Entre los habitantes del Gran Buenos Aires se detectó la baja más pronunciada, con 6,2 punto porcentuales, a 31,4%; seguida por los del Interior del País (3,2 p.p.) a 31,9 por ciento; mientras que los de Capital Federal la redujeron en 1,6 p.p., a 29,7 por ciento.

Considerando el promedio, las expectativas caen 4,3 p.p. para los sectores de menores ingresos, a la vez que lo hacen en 2,9 p.p. para los sectores de mayores ingresos. De esta forma, la inflación esperada en promedio se ubica en 31,7% para los primeros y en 30,8% para los segundos.

Se achica la brecha con los cálculos del Indec

Mientras que en marzo de 2007, cuando el organismo oficial de estadística comenzaba a ser intervenido, la brecha entre el índice oficial y la percepción de la gente era de 7,5 p.p de acuerdo a la media que estimó el Centro de Investigación en Finanzas de la UTDT, actualmente esa diferencia alcanza los 19 puntos porcentuales, aunque se redujo sustancialmente respecto del cierre de 2013, cuando la distancia se había ampliado a más de 35 puntos porcentuales.

Persiste la duda en la credibilidad del IPCNu Indec


 162
162

Sin embargo, advierten los técnicos de la casa de altos estudios que "persiste la duda en la credibilidad del IPCNu del Indec".

Y agregan: "La falta de un índice oficial creíble impide que los agentes verifiquen sus percepciones con lo realmente ocurrido periódicamente". Este no es un fenómeno menor, porque a partir de ahí se alteran las decisiones sobre la distribución del gasto de los hogares, y también las demandas de mejoras salariales.