AFP 163
AFP 163

Por lo menos 160 niños perdieron la vida en 2014 en ataques a colegios en Siria y casi 1,6 millones se vieron obligados a interrumpir su escolaridad debido a la guerra. Los datos los dio a conocer Unicef en Ginebra.

"Entre enero y diciembre, hubo al menos 68 ataques a colegios que mataron a por lo menos 160 niños e hirieron a otros 343", declaró el vocero de Unicef, Christophe Boulierac. Además, agregó que estas cifras están "sin duda subestimadas debido a la dificultad de acceder a la información".

Según Unicef, entre 1,3 y 1,6 millones de niños no pueden ir al colegio en Siria debido a la inseguridad reinante. "Los colegios deben seguir siendo zonas de paz y de confianza para los niños, sin miedo a resultar heridos o a morir", afirmó Unicef.

La organización de la ONU señala estar especialmente preocupada por las zonas bajo control total o parcial del grupo Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), sobre todo las provincias de Raqa, Deir Ezor y parte de Alepo. "Alrededor de 670.000 niños se ven muy afectados" en estas zonas, comentó Boulierac.

"Alrededor de 670.000 niños se ven muy afectados"

La guerra comenzó tras la represión brutal de las manifestaciones pacíficas que en marzo de 2011 pedían la dimisión del presidente sirio Bashar Al Assad. Los rebeldes se enfrentan al régimen de Al Assad y a grupos yihadistas, que a su vez atacan tanto a las fuerzas gubernamentales como a los insurgentes "moderados".

 Reuters 163
Reuters 163

La lucha contra el Estado Islámico descuida la tragedia humana en Siria

Los estados de Occidente se están concentrando demasiado en vencer a los extremistas del Estado Islámico y se están olvidando del sufrimiento diario de los sirios en áreas del país donde la situación sanitaria ha pasado a ser catastrófica, de acuerdo a un grupo de médicos locales.

Unas 200.000 personas han perdido la vida y casi la mitad de la población de Siria ha sido desplazada por el conflicto que empezó con protestas contra el Gobierno en 2011 hasta desembocar en una guerra civil.

La situación se ha recrudecido desde que una coalición militar empezó a bombardear zonas de Siria controladas por los insurgentes del Estado Islámico, que han capturado vastas áreas del territorio sirio e iraquí desde el año pasado.


Unas 200.000 personas han perdido la vida

"Entre 30 y 60 personas mueren cada día desde que comenzaron los bombardeos", dijo Tawfik Shamaa, portavoz de la Unión de Organizaciones de Asistencia Médica Siria (UOSSM, por sus siglas en inglés), una asociación no gubernamental que reúne a 14 grupos.

"No se habla de las mujeres y niños que son asesinados, de los cuerpos desmembrados, de los estómagos reventados, algo con lo que los doctores deben lidiar cada día", aseveró.

Alrededor de una decena de doctores que operan en Siria para UOSSM se reunieron con autoridades francesas con el objetivo de abordar la situación. Los médicos trabajan en zonas que incluyen sectores rodeados por las fuerzas del Gobierno en el suburbio de Ghouta Oriental, cerca de Damasco, y a la segunda ciudad más grande del país, Alepo, además del bastión de Raqa, controlado por los rebeldes islamistas.