162
162

Alfil del ala más dura del kirchnerismo, la presidente de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, no sorprendió al sumar este jueves por la tarde su voz a los reproches del Gobierno que generó la fotografía de Daniel Scioli con opositores en un espacio del Grupo Clarín en Mar del Plata. Pese a que el gobernador bonaerense refrenda con disciplina cotidiana su pertenencia al oficialismo, la dirigente no usó eufemismos para decir lo que piensa de él: "Tiene alma de dictador".

Bonafini se refirió al episodio durante su habitual rueda de los jueves. El disparador fueron las palabras de Gonzalo Seoane, director de prensa de la asociación, quien dijo que "hay candidatos que pintaron todo de naranja, pero esos colores están vacíos de contenidos, de ideas, de propuestas". Ella fue más lejos: "Todo es 'Scioli' y 'Presidente', no hay más personas. No sé qué gobierno va a hacer si es un tipo solo".

"El que está acá y está allá, no está en ningún lado y son los más peligrosos. Lo que pasa es que él no tiene proyecto, el proyecto lo tiene Clarín y para allá se lo están llevando", agregó.

En su discurso, la titular de Madres también rechazó las críticas del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, a lo que denominó como "el curro de los derechos humanos". "Hay que aprender qué son los derechos humanos porque a veces se mezcla bastante y se confunde. Me parece que no saben qué son los derechos humanos. Los derechos humanos es encarar una lucha como la encaramos las Madres que vinimos a esta Plaza hace 38 años y nunca nos movimos medio metro. Nos golpearon, nos pegaron y nunca nos fuimos", dijo.

Por último, dejó un mensaje contra la presidente de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien saludó al ex presidente Carlos Menem en el Senado a fines de 2014. "A mí me gusta dar nombre y apellido", dijo, aunque evitó individualizar a Carlotto. "Hay muchos que se están abrazando con Menem. No me van a decir a mí que Zulemita Menem tiene que ocupar un cargo, no me van a decir a mí que hay que saludar a Menem: es el hijo de puta más grande del país, que reprimió, que reventó y que regaló el país". Y remató: "Una vez le dije que era una basura, me hizo juicio y se lo ganamos porque no pudo demostrar que no era una basura".