163
163
 AFP 163
AFP 163

Los terroristas que atacaron el semanario satírico francés Charlie Hebdo no se identificaron como parte de una organización específica, pero sí gritaron que "vengarían al profeta". Esa consigna de guerra hacía alusión a Mahoma, el fundador del islam.

Justamente ese mismo argumento esgrimió el sanguinario Estado Islámico para felicitar a los terroristas de París. De hecho, a través de la radio de la organización terrorista, saludaron a los tres hombres que masacraron a 12 personas ayer.

"Héroes yihadistas mataron a doce periodistas e hirieron a más de diez que trabajaban en el diario Charlie Hebdo, para vengar al profeta Mahoma" indicó el boletín de la radio Al Bayan del ISIS, que controla amplias zonas de Irak y Siria.

"Héroes yihadistas mataron a doce periodistas e hirieron a más de diez que trabajaban en el diario Charlie Hebdo, para vengar al profeta Mahoma"

Para el ISIS la revista "no ha dejado de socavar la figura del profeta" desde el año 2003 y se jactó de que, entre los fallecidos, "hay dibujantes de caricaturas que se burlaron del islam".

El Estado Islámico, de ideología extremista sunita, proclamó a finales de junio un califato en Irak y Siria, donde tomó zonas del norte y del centro.

El atentado de ayer contra la revista francesa Charlie Hebdo causó doce muertos y once heridos y fue cometido por hombres encapuchados, armados con fusiles, al grito de "Alá es el más grande". La Policía francesa busca como principales sospechosos a los hermanos Chérif y Said Kouachi, que fueron vistos hoy en un vehículo en Aisne, a un centenar de kilómetros al noreste de París.

Chérif Kouachi estuvo en la cárcel en el pasado tras haber sido condenado por formar parte de una red de reclutamiento de yihadistas en París, para enviarlos a Irak en la primera mitad de la década del 2000.

Además, la conocida yihadista marroquí Fatiha Meyati, llamada "la viuda negra", publicó hoy desde Raqqa (Siria) un fotomontaje en su página de Facebook con un macabro poema en francés donde se anuncia la llegada de la guerra santa a Francia, con el título: "Francia, qué mala suerte: se acabó eso de al metro, al trabajo y a dormir (Fini metro, boulot, dodo)".