163
163

Para la artista cubana Tania Bruguera, el episodio de represión que le tocó vivir en los últimos días contribuye para que se sepa cómo es la postura de las autoridades cubanas y de sus colegas del mundo artístico.

"Esto sirvió para quitarle la máscara a todo el mundo", afirmó Bruguera en una entrevista que brindó este sábado con Radio Martí de Cuba.

Como ya lo había hecho en las últimas horas, la artista explicó nuevamente que su intención inicial con la plataforma #yotambienexijo era propiciar la libertad de expresión entre los cubanos dado que pensaba que "Cuba estaba lista para las diferencias de opinión, para la tolerancia, para perdonar y no olvidar".

Su carrera en el arte político la llevó a grandes desafíos pero éste, a su juicio, ha sido el más fuerte: en los últimos días estuvo encarcelada en tres ocasiones; sufrió por los arrestos de decenas de personas que intentaron seguir su convocatoria de hablar en una tribuna abierta en la icónica Plaza de la Revolución, fue interrogada durante varias horas por instructores del Ministerio del Interior y vistió el uniforme gris de presa.

"La instructora hasta me cayó bien, mira que ella trabajó, ella trató de hacer una empatía y todo. Pero una cosa es empatía y otra que te quieran cambiar la forma de pensar", narra Bruguera, quien relata que la trataron de convencer de que se fuera de Cuba y que no regresara.

El portal MartíNoticias agrega que, según relató la artista, la instructora buscaba información sobre quiénes estaban financiando la plataforma #yotambienexijo desde afuera, algo que le molestó pues es fruto de la paranoia y de siempre crear una "cosa armada" y de subvalorar la capacidad de los cubanos de generar una propuesta por sí mismos.

"Esto ha demostrado que no hace falta dinero de ningún otro gobierno para que las cosas sucedan y que cuando los cubanos quieren, las cosas se pueden lograr", expresó en la entrevista al mismo medio.

Por último, lamentó el poco apoyo que recibió de los artistas residentes en la isla, quienes se alinearon al discurso oficial de "este no es el momento para decir eso".

"Ahora se abre una nueva posibilidad para que las obras de los artistas cubanos las compren los coleccionistas norteamericanos", concluyó.