AFP 163
AFP 163
 163
163

El régimen iraní no detiene los ataques con ácido contra mujeres y los apuñalamientos contra jóvenes. Este lunes 15 de diciembre, dos personas –una mujer y un hombre– murieron tras ser apuñalados en la espalda por motociclistas en dos incidentes separados en Teherán.

Ese mismo día, una mujer también fue atacada con ácido en la cara, para sumarse así a la más de una docena de víctimas femeninas de esa metodología en las últimas semanas. En ese mismo lapso, otros cinco jóvenes fueron agredidos de arma blanca en la ciudad sureña de Jahrom.

Luego de estos ataques, un hombre fue identificado por las cámaras de seguridad. Se trata de un agente paramilitar, miembro de las Fuerzas Basij, llamado Mohamad Beheshtifar.

El atacante es el hijo del coronel Jalil Beheshtifar, quien encabeza las Fuerzas Basij en el distrito de Ghotbabad, en la ciudad de Jahrom.

Un clérigo manifestó que "el asesinato de un badhejab es permisible"

Mohamad explicó que se sintió motivado a realizar el ataque luego de que un clérigo manifestara que "el asesinato de un badhejab (mujeres deshonestamente veladas) es permisible" con el fin de "evitar el vicio", según consigna el Consejo Nacional de la Resistencia de Irán.

Este mes, el Parlamento iraní aprobó un proyecto de ley a través del cual da la autoridad a los miembros de las Fuerzas Basij para hacer cumplir los códigos de vestimenta en Irán y, en caso de ser necesario, reprimir a mujeres y jóvenes en público con el pretexto de "promoción de la virtud y prevención del vicio".