Marcelo Bielsa no pierde sus costumbres. Con su tonada rosarina y la humildad de siempre, le abrió las puertas del entrenamiento de su Olympique de Marsella a una figura de la talla de Zinedine Zidane, quien quedó atónito con las explicaciones de su colega. Claro, el francés está dirigiendo al equipo Filial del Real Madrid y no quiso perderse la oportunidad de entrevistarlo.

Después de un cordial saludo de bienvenida, el rosarino le comentó a 'Zizou': "Si ustedes tienen tiempo, cuando termine el entrenamiento, yo podría, si les interesa, explicarles el procedimiento... ¿Eso está bien o está mal?". La respuesta fue obviamente afirmativa, pero el "Loco" casi no dejó espacio para la réplica: "No crea que es de vanidoso, pero ya que vinieron, cómo no voy a tratar de explicar, se lo digo seriamente. Uno nunca debe decir 'yo quiero explicar', pero ya que están aquí...". Sus palabras despertaron risas entre los presentes.


Sin tutear jamás, Bielsa continuó hablando con Zidane: "Inmediatamente después del entrenamiento, nos encontramos para interpretar lo que pasó". ¿A qué se refería? A los trabajos de campo que iban a realizar en el entrenamiento, para simular lo que ocurrió en la última derrota ante el Monaco, en la cual desde su punto de vista, "jugamos los últimos 20 minutos en campo rival y no generamos una opción de gol".

No sin antes despedirse gentilmente y preocuparse por la ubicación de los invitados, el rosarino dijo: "Cuando termine, hablamos un poquito más". Y hasta fue él quien dio las gracias. Un rato después, presentó a Diego Torrente (hermano de Javier, su ayudante de campo), quien colabora en el cuerpo técnico, y le pasó la posta.