Reuters 162
Reuters 162

Las amenazas de violencia contra cines llevaron a la cancelación del estreno de The Interview en las principales cadenas norteamericanas; a la filtración de miles de correos electrónicos y a demandas de ex empleados podrían costar decenas de millones de dólares.


La crisis iniciada por piratas informáticos contra Sony Pictures Entertainment, que comenzó hace un mes, explotó el martes cuando el grupo autodenominado Guardianes de la Paz aumentó sus ataques más allá del espionaje corporativo y amenazó al público con mensajes que recordaban los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.


El departamento de Seguridad Nacional dijo que no "había datos creíbles para indicar un plan activo contra los cines", pero señaló que seguía analizando los mensajes del grupo que usa las siglas GOP. La advertencia llevó a que las autoridades de Nueva York y Los Angeles tomaran medidas para mejorar la seguridad.


El temor también hizo que las cadenas de cines Regal Cinemas, AMC y Cinemark, las más importantes de Norteamérica, cancelaran el jueves las funciones de la comedia de Seth Rogen y James Franco The Interview, en la mira de los ciberpiratas para afectar a Sony.


El analista de Benchmark Mike Hickey pronosticó que serían varias cadenas las que retirarían la cinta.


"Nos cuesta trabajo creer que cualquier exhibidor de cine elegirá presentar la película en Navidad y arriesgarse a todas las posibles consecuencias de un ataque terrorista de un grupo de hackers o de un grupo extremista que podría tener alguna motivación secundaria", dijo.


Revelaciones y pérdidas

GOP publicó además una serie de archivos, incluyendo 32.000 correos electrónicos del director general de Sony Entertainment Michael Lynton en lo que calificó como el comienzo de un "regalo de Navidad".


Y dos ex empleados de producción de cine en Sony presentaron demandas contra la empresa porque se tardó demasiado tiempo en notificar a casi 50.000 trabajadores que sus datos como el número de seguridad social, salarios e historial médico habían sido robados.


El caso surge tras otra demanda de esta semana de dos ex empleados de Sony que acusaron al estudio de negligencia por no aumentar sus defensas contra los ciberpiratas antes del ataque. Afirman que los correos filtrados muestran que del departamento de información y tecnología y su más alto abogado creían que el sistema de seguridad era vulnerable a los ataques pero la empresa no hizo nada ante esas advertencias.


Sony podría sufrir decenas de millones de dólares en pérdidas por una demanda colectiva, dijo Jonathan Handel, profesor de derecho de la industria del entretenimiento en la Escuela de Derecho Gould de la Universidad del Sur de California.


La película

En The Interview, Rogen y Franco interpretan a unos periodistas de televisión involucrados en un plan de la CIA para asesinar al líder norcoreano Kim Jong Un. Las conjeturas sobre el involucramiento de Corea del Norte con los ciberataques surgieron por las denuncias en ese país contra la película.


A mediados de año, Corea del Norte advirtió que el estreno de la película sería "un acto de guerra que nunca toleraremos". El país dijo que los Estados Unidos enfrentarán una venganza "sin piedad".


La película iba a estrenarse de forma comercial en todo Estados Unidos a partir de Navidad. Tuvo su función de estreno en Los Angeles la semana pasada.


Pero el martes, Rogen y Franco dejaron de dar entrevistas, también cancelaron una sesión de preguntas en Buzzfeed y la participación de Rogen el jueves en Late Night With Seth Meyers.


Desde que el ataque surgió el mes pasado, todo, desde información financiera a correos subidos de tono entre altos ejecutivos de Sony llegaron a la red.


Los cerca de 32.000 correos electrónicos de y para el director general de Sony Pictures Entertainment filtrados el martes incluyen información sobre decisiones en la elección de elencos, el costo total de las próximas películas y las fechas de estreno de cintas hasta el 2018 así como archivos corporativos, como las regalías de servicios musicales como iTunes, Spotify y Pandora.


También incluyen información sobre nuevos aparatos electrónicos como reproductores de DVD y celulares. Tienen cifras de presupuestos para la Asociación Cinematográfica de América, a la que pertenece Sony, y al menos un correo electrónico sobre un importante ejecutivo que dejó Sony. Los correos son también mensajes banales sobre presentaciones en público, partidos de tenis, reparaciones domésticas, invitaciones a cenar y presentaciones de negocios.