Axel Kicillof recalcula la ruta financiera de la Argentina sin pagar a los holdouts

 DyN 162
DyN 162

"Tal vez antes antes de marzo salimos al mercado de nuevo", aseguró uno de los integrantes del equipo económico a uno de sus colaboradores luego de la conferencia de prensa del viernes pasado. Fuentes cercanas al ministerio de Economía han afirmado que esta la triple operación que llevó a cabo el equipo económico logró un doble objetivo: "despejar el horizonte financiero para el futuro para el vencimiento de bonos" y mostrar una entera confianza, ya que de los u$s6.700 millones que vencían de Boden 2015 sólo fueron canjeados 185 millones de dólares.

Por otra parte Kicillof sostuvo que "cuando venza la cláusula RUFO, los fondos buitre "tienen que plantearse de nuevo el escenario porquela Argentina quiere y puede pagar y el problema no es Argentina, el problema son los buitres que nunca quisieron negociar y quieren cobrar el 100% y nosotros no nos vamos a arrodillar".

Axel Kicillof: "La Argentina quiere y puede pagar"

Una quita para la deuda buitre

Estas declaraciones de Kicillof dan a entender que en la próxima negociación, el Gobierno plantearía no pagar el total de la deuda, que llega a unos u$s1.850 millones con el fondo NML y otros dos más. Es factible que el ministro plantee una quita de entre un 30 y 50% del total. Una alta fuente del equipo económico confirmó a un banquero que el acuerdo con los holdouts que negociaba en julio pasado el banquero Jorge Brito junto al ex presidente del BCRA. Juan Carlos Fábrega, se cayó porque Kicillof buscaba una quita del 50 por ciento.

Más allá de los u$s2.300 millones de un total de u$s11.000 millones del swap de monedas con China, la ayuda oriental parece no ser suficiente y la falta de dólares no desapareció.

Durante este "proceso de desendeudamiento", Kicillof todavía no decidió si algún funcionario viajará a los EEUU esta semana para representar a la Argentina. La Cámara de Apelaciones de Nueva York revisará este miércoles la presentación realizada por el Gobierno, que apeló el fallo que había dictado el juez Thomas Griesa en noviembre pasado y que había declarado al país en "desacato" por negarse a pagar.

Esperar y ver

Sólo faltaría esperar antes de fin de año para que Griesa llame a una reunión entre los holdouts y los abogados de la Argentina, con el objetivo de analizar que hará el país cuando a partir de enero pierda vigencia de la cláusula RUFO. La deuda con los acreedores potenciales llegaría a unos u$s16.000 millones, si se suma al reclamo de los fondos el resto de bonistas que quedaron afuera de los canjes de 2005 y 2010.

Habrá que estar muy atentos de la próxima jugada de las autoridades económicas. Suelen sorprender a los mercados con decisiones a última hora, como la triple operación financiera que se lanzó con una semana de anticipación, con un feriado de por medio y sin considerar la crisis de los mercados financieros mundiales por la caída en el precio del petróleo.

Economía suele sorprender a los mercados con decisiones de última hora

Pero hay algo que llama más la atención por estos días. Luego de que sólo un 2% de los bonistas aceptaran canjear el Boden 2015 por dólares, el ministro de Economía, Axel Kiciloff, y su viceministro Emanuel Álvarez Agis, dan a entender que será muy dura la negociación con los holdouts cuando venza la cláusula Rights Upon Future Offers (RUFO) en enero. A contramano del mercado, consideran que la reciente operación ha sido un éxito, pues Kicillof dijo que fue un "espaldarazo de confianza" a la capacidad y voluntad de pago del país.

La opinión de la banca extranjera

En el habitual agasajo de fin de año a la prensa, en el que se hicieron presentes la mayoría de los banqueros que pertenecen a la Asociación de Bancos de la Argentina (extranjeros) el presidente de la entidad, Claudio Cesario, manifestó que "el resultado de esta reciente operación financiera de canje de un bono corto por otro largo, deja en evidencia que será difícil buscar dólares en el mercado de capitales sin arreglar con los holdouts".

Cesario recordó los hechos positivos del 2014 alcanzados por el Gobierno nacional en el plano financiero, como el acuerdo con Repsol pagando con la emisión del Bonar 24 el 51% de las acciones de YPF y el cerrado con el Club de París, al que ABA apoyó públicamente y consideró también una buena iniciativa el canje de Boden 2015 por Bonar 24.

Pero, el representante de la banca extranjera consideró que se requieren otros aspectos positivos para recrear la confianza y mejorar la situación económica del país, tales como: "Crear las condiciones necesarias para que el ahorro se vuelque a los bancos, para que con el crecimiento de los depósitos se pueda aspirar a tener, aproximadamente, una relación de préstamos al sector privado sobre PBI similar al promedio de la región; que las autoridades desarrollen un mercado de capitales complementario para financiar a largo plazo las inversiones que el país requiere; y solucionar los problemas en el ámbito internacional".

Claudio Cesario: "Hay que recrear la confianza para reimpulsar el crédito y volver a los mercdos de capitales"

Con esas condiciones, Claudio Cesario rescató las conclusiones del Foro de Convergencia Empresaria: "La inversión a realizar, en un plazo de 10 años, podría ser de aproximadamente u$s500 mil millones, de acuerdo a la velocidad y grado de desarrollo que quisiéramos lograr, lo que permitiría alcanzar, en el mismo plazo, un aumento del 55% del PBI per cápita y, por ende, mayor bienestar y calidad de vida".

En lo que respecta al sistema financiero, agregó Cesario: "Nos preocupan los reclamos que se escuchan referidos al nivel del costo del dinero por parte de sectores que por otra parte insisten con reclamar créditos bancarios con tasas subsidiadas, cuando este beneficio lo otorgan otros actores del sector privado, tales como los accionistas de los bancos o los mismos depositantes".