EFE 163
EFE 163

Unas 16 personas resultaron heridas hoy en enfrentamientos entre policías federales y estudiantes, maestros y familiares de los 43 estudiantes desaparecidos en Chilpancingo, capital del sureño estado mexicano de Guerrero.

Según reporta el periódico Milenio, al menos tres padres de los normalistas de Ayotzinapa fueron lesionados; uno de ellos, de gravedad. Por su parte, la Policía denuncia que los manifestantes atropellaron a tres agentes.

Los disturbios comenzaron la madrugada del domingo. Un grupo de alumnos de Ayotzinapa y dos padres de los 43 desaparecidos habían acudido a colocar vallas metálicas sobre la parte norte de la ciudad, con la intención de establecer la logística para el desarrollo de un concierto a beneficio.

 EFE 163
EFE 163

Los jóvenes reportaron que diez policías en estado de ebriedad llegaron al hotel Real del Sol, ubicado en el lugar que estaba siendo vallado, y que arremetieron contra ellos por lo que estaban realizando.

En medio de la confrontación, el conductor de una camioneta Ford color blanca cruzó la Avenida de los Insurgentes sin hacer caso a la señal de alto que todos los participantes en la confrontación le hicieron. En el trayecto atropelló a por lo menos tres policías federales y un padre de familia.

Uno de los padres de los normalistas resultó herido de gravedad

Después de las 7:30, aunque con tensión, comenzó un proceso de negociación, la PF entregó a dos profesores, entre ellos el sindicalista Manuel Salvador Rosas, quienes regresaron golpeados y sin pertenencias, como calzado, carteras y celulares, de acuerdo con Milenio.

Por la tarde, maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg), facción del sindicato magisterial del país que ha participado en muchas de las protestas por la desaparición de los estudiantes, llegaron al instituto de formación policial del estado e incendiaron dos camionetas, además de romper vidrios del inmueble.

La reanudación de la violencia en estas protestas pone fin a varios días de relativa calma después de que los padres de los desaparecidos advirtieran, el 8 de diciembre, que planean acciones "más fuertes y contundentes".

Los padres llegaron ese día al poblado de El Pericón, municipio de Tecoanapa, en el estado de Guerrero, a dar el pésame a Ezequiel Mora, padre de Alexander Mora, uno de los 43 desaparecidos y cuyos restos fueron identificados mediante análisis genéticos por un laboratorio en Austria.

El titular de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía), Jesús Murillo, confirmó el domingo pasado que el ADN extraído de uno de los restos óseos calcinados hallados en un vertedero de basura en el municipio guerrerense de Cocula corresponde a Alexander Mora.

La Fiscalía concluyó que los 43 estudiantes de Ayotzinapa fueron secuestrados por policías la noche del 26 de septiembre en el municipio de Iguala y entregados a miembros del cártel Guerreros Unidos, que los asesinaron y calcinaron sus restos en el vertedero de Cocula. Pero los padres de los desaparecidos no creen esa versión y han asegurado que los restos de Alexander Mora fueron "plantados" en el basurero.