Cómo entró la Argentina en el "default más tonto" de la historia

Mucho se ha escrito desde la cesación de pagos a fines de 2001, cuando se eligió ese camino para terminar con un régimen de cambio fijo, como varias veces había eclipsado a otros gobiernos democráticos y no democráticos, pero nunca se había caído en ese estadio por impericia o acumulación de errores de todo tipo, como sucedió a partir de julio último cuando el gobierno decidió no validar un fallo judicial en contra, luego de todas las apelaciones posibles hasta entonces y posteriores.

"El default más tonto de la historia argentina, la crisis de la deuda que aún se puede evitar" es el título provocador que eligió el periodista de economía del diario La Nación, para su cuarto libro, siguiendo la línea de los dos previos El fin de la ilusión, en 2011 y La maldita herencia, en 2003, luego de que en 1995 incurriera en el arte literario con La Dama, para definir el escenario que surgió desde que la Corte Suprema de los EEUU ratificara el fallo de un juez de Nueva York a favor de acreedores de la Argentina que rechazaron las condiciones de canje de 2005 y 2010.

  162
162

El acento de la nueva obra de Martín Kanenguiser está puesto en que a diferencia de las crisis previas que afectaron a la economía argentina, el nuevo default incurrido en julio de 2014 y que aún no se sabe cuándo expirará, "aunque el gobierno no lo quiere reconocer, tiene la particularidad de que ocurre pese a que el país tiene capacidad de pago, a diferencia de la crisis de 2001-2002 y otras, por errores jurídicos, políticos y económicos de la Argentina", dijo el autor en diálogo con Luis Novaresio en los estudios de InfobaeTV.

Martín Kanenguiser: "A diferencia de crisis anteriores, ahora la Argentina tiene capacidad de pago"

¿A qué se debe que la Argentina haya incurrido en un nuevo default?

Sin duda que obedece a que se han cometido errores jurídicos, políticos y económicos. En primer lugar, en 2005 la Argentina tuvo la mayor cantidad de holdouts que registró cualquier otro país, con más de 24%, por efecto del discurso agresivo del entonces presidente Néstor Kirchner, y después a esa gente no se la sedujo, más aún porque la Argentina comenzó a crecer y podía pagar. Pero no sólo eso, luego se abrió a un segundo canje, pero no se lo dejó abierto y después no se levantó la Ley Cerrojo, y eso fue clave para que los camaristas de Nueva York dijeran que se estaba discriminando a los holdouts y a partir de allí vino el fallo definitivo que la Corte Suprema de Nueva York dejó en firme". Y si bien hubo desaciertos en la estrategia política, en lo económico hubo otro aspecto importante que fue que el prospecto de emisión de deuda de la Argentina decía que el país podría haber comprado toda esa deuda en default y en ningún caso lo hizo, pese a que con eso se podría haber ahorrado muchos miles de millones de dólares.

¿Cuál fue el principal error político?

En 2007 la Argentina tenía el mismo índice de Riesgo País que Brasil, pero cuando se empiezan a manipular las cifras de precios del Indec se va a las nubes. En 2008 el país se endeudó con el gobierno de Hugo Chávez a una tasa del 15% anual, era el mismo nivel que había pagado Domingo Cavallo en el megacanje y nunca recuperamos una tasa de interés como los países de la región, no hablemos de los países desarrollados. Por eso podría decirse que ahí comenzamos a ingresar en nuevo default, del cual aún no nos hemos podido recuperar.

"El default comenzó a gestarse en 2007, cuando se intervino el Indec y el Riesgo País se disparó"

¿Qué escenario cabe esperar para el 2015?

Si hoy se toma la foto no se ve un escenario muy distinto a éste, hoy hay una recesión del 2% y pese a que mi estimado Miguel Bein dice que la inflación está en el 25%, está muy por arriba del 35%, porque no hay nada que diga que la economía se vaya a recuperar".

¿Cómo definirías al ministro de Economía, Axel Kicillof?

Kicillof es alguien que se considera keynesiano, pero en sus primeros meses de gestión tuvo giros muy pragmáticos, como cuando le pagó a Repsol, a las empresas que litigaban en el CIADI, y cuando le pagó al Club de París, hasta más de lo que hubiera correspondido. Y cuando vio que las cosas no sucedían como esperaba, ahí armó el libreto de chico malo, hasta marxista. Y la verdad es que es una persona que quiere hacer carrera política y como tal está dispuesto a jugar el rol que más le convenga".

"Kicillof es keynesiano, pragmático, o lo que le convenga para su carrera política"

En las 181 páginas del libro de la editorial Planeta, Kanenguiser desglosa en ocho capítulos, con el testimonio directo de funcionarios y ex funcionarios de la Argentina y los EEUU, de los representantes de los holdouts, legisladores y economistas una visión plural de la historia económico-financiera del país desde el comienzo del nuevo siglo y milenio: la caída al abismo; combatiendo al capital; una mano del amigo Bush; FMI, una relación a puro odio; el modelo K, del apogeo a la caída; un shock de realidad; ni el Papa nos salvó del default; y algunas lecciones para no repetir errores.