Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
Nicolás Stulberg
Nicolás Stulberg

Por tercer año consecutivo, Argentina cayó una posición en el índice de corrupción que realiza Transparencia Internacional, aunque mantuvo las 34 unidades que tenía, en una escala en la que 0 puntos significa sumamente corrupto y 100 indican que se trata de una nación muy transparente.

El ranking se confecciona mediante encuestas y evaluaciones efectuadas por diversas instituciones y mide las percepciones sobre el grado de corrupción que existe en el sector público de cada país.

Con esa base, el caso del lavado de dinero que involucra a Lázaro Báez y otras causas de corrupción que afectan al Gobierno, como el procesamiento del vicepresidente Amado Boudou o de empresarios cercanos al poder como Ricardo Jaime, y los embates oficiales contra la Justicia fueron algunos de los temas que se tuvieron en cuenta al momento de puntuar a la Argentina.

En el relevamiento que incluyó a 175 países, Venezuela se ubicó en el lugar número 161, Paraguay en el 150, Ecuador en el 110, Argentina en el 107 y México en el 103 junto con Bolivia; de esa manera se colocan -junto a varios países centroamericanos y del Caribe- entre las naciones con mayor percepción de corrupción. En tanto, los países más transparentes en América latina fueron Chile y Uruguay, que ocuparon el lugar número 21 de la lista.

La evaluación a nivel mundial determinó que los países más corruptos del mundo son Sudan, Somalia y Corea del Norte, que apenas sumaron 8 unidades y compartieron la última posición. Por el contrario, Dinamarca fue el que registró la mejor reputación y fue considerado el más transparente al obtener una puntuación de 96.

La corrupción también afecta a los países que componen el grupo denominado BRIC: la puntuación de China cayó cuatro unidades, pese a que se mostró decidido a erradicar los actos de cohecho entre funcionarios públicos. Además el lavado de dinero golpeó a Brasil (que obtuvo una puntuación de 43), la India (38) y Rusia (27 unidades).

"Cuando líderes y altos funcionarios abusan de su poder para usar fondos públicos en beneficio propio, el crecimiento económico se ve minado y los esfuerzos por frenar la corrupción quedan frustrados", señaló José Ugaz, presidente de Transparency International.

El relevamiento destacó que la corrupción está presente en "todas las economías" y que más de dos tercios de los países evaluados obtuvo una puntuación inferior a 50, con una calificación promedio de 43.

Al respecto, Robin Hodess, director de investigaciones de la organización, señaló: "Casi todos los escándalos bancarios relacionados con el blanqueo no se producen solamente en los paraísos fiscales sino también conciernen a fondos (de inversión) dudosos, corrompidos, que aterrizan en lugares como Londres, Nueva York o Fráncfort".