La Argentina es un país extraño. Pero no sólo lo piensan sus habitantes. Sorprendida porque hay economistas que aparecen casi tanto en los diarios como en las revistas del corazón, The Economist dedicó un artículo titulado "Los sabios de las pampas" a la celebridad que adquirieron en el país personas como el ex ministro Martín Lousteau, el periodista Tomás Bulat o el ex presidente del Banco Central, Martín Redrado.

La autora del artículo y corresponsal de The Economist, Haley Cohen, señaló en InfobaeTV que en la Argentina "se preocupan mucho más acá sobre la economía que en otros países". Al respecto, observó que, según un estudio, cuatro de cada cinco argentinos saben quién es Axel Kicillof, pero sólo dos de cinco saben qué cantidad de provincias hay.

A continuación, una traducción del artículo completo:

La economía no es una profesión para aquellos hambrientos por la fama. Excepto en Argentina. Tomemos el caso de Tomás Bulat, que tiene tres títulos en Economía, conduce un programa de TV semanal sobre el tema y escribió dos best sellers al respecto. Tiene más de 179.000 seguidores en Twitter. Ricardo Darín, el que es sin dudas el actor argentino más conocido, tiene solo 41.000. Andrés Calamaro, una reconocida estrella de rock, tiene 34.000. En un almuerzo reciente en la ciudad de Mar del Plata, este corresponsal quedó intrigado al ver que mozos y clientes se acercaban a Bulat. Una mesa vecina lo invitó a compartir sus calamares y una audaz moza se sacó una foto abrazándolo para mostrarle a sus amigos.

 162
162

Otros economistas son tratados de la misma forma. Martín Lousteau, ex ministro de Economía y actual diputado, tiene 162.000 seguidores en Twitter y es con frecuencia acosado por autógrafos. Martín Redrado, un ex titular del Banco Central que ahora dirige una consultora, tiene 127.000 seguidores. Ambos salieron con una serie de estrellas y aparecen casi con tanta frecuencia en las revistas del corazón que en la prensa financiera. Hace unos años, Lousteau se casó con Carla Peterson, una de las actrices más conocidas de Argentina.

Victoria Giarrizzo, de la Universidad de Buenos Aires, atribuye la fama de los economistas a la volátil situación argentina: "Nuestra economía es como una enfermedad. La gente tiene que estar permanentemente informada para manejar sus finanzas. Como poseedores de respuestas en tiempos de caos, los economistas han amasado una cantidad única de poder".

En julio Argentina entró en default por segunda vez en 13 años. La inflación alrededor del 40% anual destripa el poder de compra de sus ciudadanos. Los controles establecidos en 2011 implican que tengan escaso acceso a una divisa fuerte. Según la consultora CERX, los argentinos sienten que están en su peor momento en diez años. "Tener economistas que aparecen con tanta frecuencia en la TV y los diarios no es una buena señal. Significa que las cosas no van tan bien", reflexionó Giarrizzo.