Reuters 163
Reuters 163

Tras la multitudinaria despedida que se realizó en el imponente estadio Azteca, este lunes al mediodía fue el turno del entierro en presencia de los seres más allegados de Chespirito.

El pequeño cortejo fúnebre estuvo integrado por su esposa, hijos, familiares y amigos, quienes se hicieron cita en el Panteón Francés de la Piedad, de la Ciudad de México, para despedir a Roberto Gómez Bolaños en su última morada.

Se trata de un espacio modesto donde descansará el que fuera uno de los comediantes más importantes de Latinoamérica y donde Florinda, su compañera de vida, le dio un último regaño por haberse adelantado: "Yo siempre le dije: 'Tú que te mueres y yo que te parto la madre'".

Con lágrimas en sus ojos, Florinda dejó caer una rosa blanca sobre el ataúd, pero se negó a poner el primer puño de tierra. En lugar de eso cantó con los asistentes los temas que marcaron al comediante como "La juguetería", "El país de la fantasía" y "El Chavo de Ocho", llenando de risas y alegría el ambiente fúnebre.

"Qué bonita vecindaaad, qué bonita vecindaaad, es la vecindad de El Chavo, no valdrá medio centavo, pero es linda de verdad...", coreaban los familiares mientras el féretro iba quedando cubierto por la tierra.


De acuerdo con lo que publica El Universal, los presentes también cantaron a Florinda: "¡Ánimo, necesitas ánimo!" y en la parte final, cuando las coronas de flores blancas rodearon la tumba de Bolaños, Florinda gritó: "¡Oh! Y ahora ¿quién podrá ayudarnos?" y todos comenzaron a cantar el tema del súperheroe más ágil que una tortuga, más fuerte que un ratón, más noble que una lechuga y cuyo escudo es un corazón: "El Chapulín Colorado".