Télam 162
Télam 162

Rodrigo "La Hiena" Barrios fue detenido con prisión efectiva por el accidente automovilístico que en el 2010 provocó la muerte de una mujer embarazada. La detención ocurrió en Junín y será trasladado a la ciudad de Mar del Plata para ser notificado por el Tribunal Oral Nº 3, que lo juzgó desde un primer momento.

El boxeador se encontraba en Junín porque, luego de estar 22 días preso, pagó una fianza y colocó una dirección de esa ciudad. Esta imputado por el delito de "homicidio culposo" y deberá cumplir una pena de 3 años y 7 meses. En un principio era de cuatro años, pero se le rebajó.

El abogado de la familia damnificada, Fabián Rodríguez, contó que ellos presentaron el pedido para que se lo detenga con prisión efectiva. Además, adelantó que "tiene que cumplir el 50% de la pena" aunque después puede tener "beneficios del sistema carcelario como salidas transitorias".

Una de las controversias del caso fue que, luego de chocar la camioneta de la familia, Barrios escapó y no se presentó hasta ocho horas después del accidente. En ese tiempo se supone que tuvo tiempo de desintoxicarse ya que se cree había estado manejando borracho y bajo efectos de otras sustancias.

Graciela, la madre de Yamila, la mujer embarazada que falleció, opinó sobre la detención del boxeador: "Tengo una alegría enorme porque es algo por lo que vengo luchando hace años para que esta persona pague por el delito que cometió".

"No hay que olvidarse que en realidad él ese día cometió tres accidentes: cuando choca con una camioneta, la muerte de Yami, y cuando se escapa choca con una Ford. Produjo tres accidentes y de ninguno se hizo cargo", recordó la madre.

Asimismo, manifestó que "La Hiena" "jamás se acercó a nosotros" y que "jamas intentó un pedido de disculpas". Y sentenció: "Siempre que mostró arrepentimiento fue con una cámara adelante. No tuvo humildad".

Sobre el estado de Barrios, Graciela expresó: "A mí no me va a quedar la duda; si bien las pericias no lograron demostrarlo, yo estoy segura de que él estaba borracho y con alguna otra sustancia encima. Lo pensé siempre y lo voy a seguir pensando".

"Que lo perdone Dios, yo no soy Dios para perdonar. Es algo que ha cambiado mi vida y la de mi familia. Lo voy a llevar por el resto de mi vida y no estoy en condiciones de perdonar", concluyó.