EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163

Centenares de panameños se manifestaron el domingo en una zona costera de la capital y en varias provincias del interior para repudiar recientes escándalos de corrupción que involucran a ex funcionarios del gobierno anterior del presidente Ricardo Martinelli, uno de ellos bajo detención preventiva por acusaciones de un peculado multimillonario.

Vestidos mayormente de blanco y con banderas panameñas, los manifestantes se concentraron desde temprano en la cinta costera y luego marcharon pacíficamente al edificio que alberga la Contraloría General de la República, cuya titular Gioconda Torres de Bianchini es una de las funcionarias más cuestionadas de la administración pasada. Debe dejar el cargo en diciembre.

"Que devuelvan los millones" y "Martinelli, preso", coreó la multitud al apostarse frente al edificio. Durante la concentración se colocó una pancarta sobre un puente peatonal en la cinta con la leyenda "cárcel para los ladrones".

Se trata de una demostración anticorrupción callejera sin precedentes, al menos desde la transición a la democracia hace 25 años, en un país con una alta percepción de corrupción, según el índice de la organización no gubernamental Transparencia Internacional.

Las manifestaciones fueron convocadas por diversas agrupaciones de la sociedad civil y sus organizadores estimaron que algo más de 2.000 asistieron a la cinta costera.

 EFE 163
EFE 163

"Estamos indignados con el saqueo que se ha dado en este país en los últimos años y queremos que todos vayan a la cárcel, incluso los peces gordos", manifestó Saturnina Palacios, una jubilada de 69 años.

En las últimas semanas, fiscales anticorrupción han emprendido investigaciones contra al menos cuatro ex funcionarios del gobierno anterior por presunto peculado, corrupción, lesión contra la administración pública y enriquecimiento injustificado.

El ex director del Programa de Ayuda Nacional, Rafael Guardia, fue detenido preventivamente la semana pasada tras incautársele varias propiedades, así como cuentas y depósitos vinculados a su persona, socios y familiares por al menos 11 millones de dólares que se presume corresponden a esa entidad social, una de las que ha sido más golpeada por acusaciones de corrupción.

También es investigado el ex ministro de Desarrollo Social Guillermo Ferrufino por supuesto enriquecimiento injustificado y delitos contra la administración pública. Esta semana la fiscalía anticorrupción le decomisó varios bienes en la capital, aunque a diferencia de Guardia aún no se le han formulado cargos.

El mes pasado, un magistrado de la Corte Suprema de Justicia designado por Martinelli, Alejandro Moncada Luna, fue suspendido del cargo tras imputársele acusaciones por enriquecimiento injustificado, corrupción de funcionarios públicos y blanqueo de capitales. Este caso debe ser resuelto próximamente en la Asamblea Nacional.

Martinelli, un derechista y magnate de los supermercados, gobernó entre 2009-2014, período en que este país tuvo el crecimiento económico más rápido en América Latina, apuntalado por una inversión pública multimillonaria, aunque en medio de fuertes denuncias de sobrecostos y pago de coimas.