Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 www.minplan.gob.ar 162
www.minplan.gob.ar 162

Importante documentación se sumó en los últimos días a la causa judicial en la que se investiga una millonaria defraudación con bonos producida dentro de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales (ARSAT).

El juez federal Sebastián Ramos, incorporó al expediente papeles que, según los investigadores, complica la situación judicial del ex funcionario de esa repartición Rafael José Rossi.

A fines de 2013, el presidente de ARSAT Matías Bianchi Villelli, puesto en ese lugar por su compañero del Colegio Nacional de Buenos Aires, el ministro de Economía, Axel Kicillof, denunció una defraudación realizada con los bonos que constituyen el patrimonio de la compañía.

Rossi, que fue subgerente de la Administración y Finanzas de ARSAT fue denunciado por el manejo irregular que hizo de los bonos. La conducción de ARSAT que reemplazó a la que ejercía gente del ministro de Planificación Julio De Vido, se presentó en tribunales para que se investigue la maniobra.

Rossi fue el responsable del alquiler de los bonos que conformaban el patrimonio de ARSAT. Esa transacción es bastante común en el sistema financiero y les sirve a quienes alquilan los bonos para realizar operaciones de apalancamiento.

Rossi tenía un poder para actuar sin consultar al directorio en operaciones de hasta 50 mil pesos. La denuncia señala que se excedió en su función ya que alquiló bonos por valor de 79 millones de pesos. Se los alquiló a la empresa Tranexbur ahora llamada GPS Extrabursátil

El plazo del alquiler coincidía con el vencimiento de los títulos: diciembre de 2038.

En la denuncia Bianchi Villelli señaló que "el fraude cometido por Rossi consiste en el haber perjudicado los intereses de la empresa al haber alquilado los títulos públicos por un lapso muy prolongado de tiempo, imposibilitando, de ese modo, la disposición de los mismos para cumplir con la finalidad que marca el estatuto de la sociedad".

El contrato de alquiler tiene una primera addenda donde la fecha de regreso de los bonos al patrimonio de ARSAT era para 2038. Luego se hizo una segunda addenda que establecía una renovación anual del contrato si es que ambas partes lo aceptaban.

Pero así y todo, los bonos no estaban a disposición de ARSAT sino que estaban en poder de Tranexbur-GPS Extrabursátil. En la necesidad de tener de nuevo los bonos bajo su órbita radicaba la denuncia de ARSAT.

A principios de mes, en la causa en la que Ramos investiga junto al fiscal Carlos Rívolo, se obtuvo la copia de una addenda desconocida. Una tercera firmada por Rossi en la que retrotrae la operación a las condiciones iniciales del contrato.

Es decir que por un acta firmada por Rossi con GPS Extrabursátil, la compañía de bolsa tiene en su poder los bonos hasta el vencimiento. Por eso no se los devuelve a ARSAT ya que los tiene en su poder de acuerdo a lo establecido en la tercera addenda.

Antes de que apareciera en el expediente la tercera addenda Rossi negó los cargos en su contra. Y por otro carril realizó una demanda laboral contra ARSAT porque fue despedido. Alegó en su defensa que las operaciones cuestionadas por la nueva conducción de ARSAT habían sido informadas a las autoridades anteriores que las avalaron.

La tenencia de los bonos por parte de Tranexbur -GPS Extrabursátil derivó en un juicio comercial. Hubo intercambio de cartas documento: ARSAT reclama los bonos y la sociedad de Bolsa rechaza los términos del reclamo. Cuando Infobae informó del caso, a mediados de octubre pasado, los bonos no habían aparecido, ahora siguen sin aparecer. Pero por lo menos la Justicia sabe qué paso: se firmó una addenda que dejó en los bonos en poder de la casa de Bolsa hasta 2038.