Reuters 163
Reuters 163

Los padres de Peter Kassig, el joven rehén estadounidense que fue decapitado por los terroristas del Estado Islámico (ISIS), pidieron que se respete su privacidad mientras esperan la confirmación del Gobierno acerca de la autenticidad de las imágenes difundidas por hoy el grupo extremista. "Estamos al tanto de las de noticias que están circulando sobre nuestro querido hijo y estamos a la espera de confirmación por parte del gobierno de la autenticidad de esas informaciones", indicaron Ed y Paula Kassig. El presidente de Estados Unidos Barack Obama ya fue informado de la noticia y los equipos de inteligencia trabajan para dar la confirmación.

En un breve mensaje en Facebook, los padres pidieron que el joven, de 26 años, sea recordado por su legado. Kassig fundó su propia organización de ayuda humanitaria "Special Emergency Responde and Assistance" para contribuir con las personas que sufrían la dictadura de Bashar al Assad, después de combatir en las filas del Ejército estadounidense en Irak. Fue secuestrado en octubre de 2013 en Siria por el Estado Islámico.

"Preferimos que se escriba sobre nuestro hijo y sea recordado por su importante labor y el amor que compartía con sus amigos y su familia, no de la forma que los secuestradores emplean para manipular a los estadounidenses y promover su causa", afirmaron.

 Captura video 163
Captura video 163

Al final del video, de quince minutos, un terrorista -que sería el yihadista John, el mismo verdugo que decapitó a los rehenes occidentales anteriores- señala una cabeza ensangrentada colocada a sus pies y declara que corresponde a Kassig. Además, en otra parte de la cinta se observa cómo un grupo de yihadistas degüella a una veintena de soldados supuestamente pertenecientes al régimen sirio.

Los yihadistas, que controlan desde hace meses partes de Siria e Irak, han asesinado de forma similar a los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff y a los cooperantes británicos David Haines y Alan Henning, mientras que mantienen en cautividad al periodista británico John Cantlie.