Philae ya no funciona pero no murió: "hibernará" a 510 millones de kilómetros de la Tierra

 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

El robot Philae se encuentra en modo inactivo en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, en espera de días mejores, después de transmitir los datos científicos recabados desde su histórico aterrizaje.

"Lo hemos recibido todo. Todo ha transcurrido exactamente como estaba previsto", declaró el responsable científico Jean-Pierre Bibring. Estos datos incluyen los de la perforación del cometa, realizada la víspera.

"Incluso pudimos hacer la rotación para optimizar la recepción de la luz en los paneles solares", dijo Bibring en una entrevista telefónica desde el centro de control de Philae en Colonia, Alemania.

LEA MÁS: Philae envió más datos desde el cometa antes de apagarse

LEA MÁS: Histórico: Philae 2014 aterrizó sobre el cometa 67P

LEA MÁS: ¿La "música" del cometa? Rosetta detectó misteriosos sonidos

Tres días después de su aterrizaje en el cometa, a más de 500 millones de km de la Tierra, la pila de Philae se descargó como estaba previsto.

La "música" que transmitió Philae desde el cometa

"El aterrizador de Rosetta concluyó su primera misión científica después de 57 horas en el cometa", informó la Agencia Espacial Europea (ESA) en un comunicado.

"Es un éxito enorme. Todo el equipo está encantado", declaró Stephan Ulamec, responsable del aterrizador en la agencia espacial alemana (DLR). Esta es la "panorámica" que transmitió Philae desde 67P:

Los primeros resultados científicos podrían publicarse en las próximas semanas.

Philae se encuentra en "modo inactivo", en espera de que su segundo sistema de suministro energético, unas baterías recargables mediante pequeños paneles solares, pueda tomar el relevo.

Su situación es parecida a la de un teléfono móvil que se queda sin batería: no funciona pero no está muerto.

"Lo importante es poder sobrevivir hasta [que lleguen] momentos mejores", explica Bibring.