Pocas veces se escuchó una historia tan insólita como la ocurrida en Corrientes, con los jugadores de Textil Mandiyú, institución que milita en el Torneo Federal A del Ascenso. Por cierto, el fútbol argentino sumó un nuevo capítulo vergonzoso a sus páginas policiales. ¿Qué pasó? El plantel acusó a Jorge Abib, el Presidente, de robarles cheques, pagarés y objetos personales en compañía de 40 barrabravas.


El triste episodio se desarrolló en horas de la madrugada en el barrio Camba Cuá, donde los integrantes del equipo residen desde su incorporación a la institución para defender los colores del club. Según expresaron los futbolistas en declaraciones a Radio Sudamericana, "estábamos en nuestros departamentos cuando Abib y la Barra ingresaron pateando todo lo que tenían enfrente para sacarnos el pagaré de noviembre".


En tanto, Rodrigo Mannara, ex Lanús y Racing, amplió la historia revelando que "lo que vivimos anoche fue un acto de delincuencia terrible, el Presidente ingresó a los cachetazos, rompiendo todo y pidiéndonos los documentos". De la misma manera, tanto Mannara como su compañero Nicolás Gonzales indicaron que "seguramente estaba bajo efecto de algún estupefaciente, de lo contrario no se entiende la reacción que tomó".


"Debido a la violencia que se vivió muchos debieron saltar por los balcones para evitar que todo termine en algo peor", reconocieron los dos jugadores que se animaron a enfrentar los micrófonos para denunciar el gravísimo hecho. Según trascendió, la mayoría de los jugadores habían cobrado sus correspondientes haberes, salvo Gustavo Britos, a quien le sustrajeron la billetera con el pagaré para hacer efectivo el cobro.


A raíz de todo lo sucedido, varios integrantes del equipo decidieron abandonar el club y regresar a Buenos Aires, de donde son oriundos en su gran mayoría. "Lo único que quiero es irme y estar con mi familia, en tantos años de carrera nunca viví algo igual", cerró el propio Mannara, luego de esta increíble película de terror.


Hasta el momento, no hubo información sobre personas detenidas por los actos delictivos que se hicieron públicas en las horas recientes.