AP 163
AP 163
 AP 163
AP 163

Fuerzas gubernamentales expulsaron el viernes a los insurgentes del Estado Islámico de toda la ciudad petrolera de Beiji, al norte de Bagdad, dijeron dos funcionarios de seguridad, en una victoria clave contra el grupo terrorista que tomó grandes territorios en Irak y Siria a mediados de año.

Soldados iraquíes respaldados por milicianos sunitas levantaron el sitio del grupo extremista sobre la refinería de petróleo, la más grande del país, e izaron la bandera roja, blanca y negra de Irak sobre las instalaciones.

Los funcionarios, contactados por teléfono desde Beiji, dijeron que el Ejército advirtió por altoparlantes a los pobladores en la ciudad que permanecieran en sus casas mientras se detonaban las bombas ocultas en edificios y calles. Hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a comunicarse con los medios.

La televisión estatal iraquí también informó de la "liberación de Beiji", citando a un alto comandante del Ejército en el terreno, el general Abdul-Wahab al-Saadi.

El camino hacia Mosul, máximo objetivo de las fuerzas iraquíes

Extremistas de Estado Islámico tomaron Beiji en una ofensiva por el norte y oeste del país durante el verano boreal. Las fuerzas iraquíes colapsaron ante el asalto, pero desde entonces han logrado reagruparse parcialmente y pasar al ataque, con la recuperación de Beiji como su principal logro hasta la fecha.

Desde agosto, el ejército iraquí recibe el apoyo de ataques aéreos de una coalición encabezada por los Estados Unidos contra posiciones del Estado Islámico en Irak y Siria.

El ejército iraquí recibe el apoyo aéreo de la coalición encabezada por los Estados Unidos

Las dos fuentes dijeron que se libraron intensos combates cerca de la refinería y que aviones del Ejército ametrallaron posiciones del Estado Islámico en torno de las instalaciones al norte de la ciudad. La refinería tiene capacidad para 320.000 barriles diarios, la cuarta parte de la refinación iraquí.

Beiji probablemente servirá de base para una ofensiva sobre Tikrit, la población natal de Saddam Hussein, actualmente en manos del Estado Islámico.

Bombardeos de la coalición en Irak

Hace dos días, el primer ministro Haider al Abadi ordenó una gran reforma del mando militar con el fin de erradicar la corrupción y mejorar su eficiencia, de acuerdo con un comunicado oficial.

El miércoles fueron relevados 26 oficiales, otros 10 pasaron a retiro, y se designaron 18 comandantes nuevos.