Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

Ante las críticas que recibió la propuesta "Argentina Digital" para las telecomunicaciones, Julio de Vido aseguró que el proyecto "no beneficia ni perjudica" a ninguna empresa en particular, sino que será sólo a favor de los consumidores.

El ministro de Planificación Federal dio su informe en el Senado junto al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, en una reunión de la comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión del Senado, que preside la senadora kirchnerista Liliana Fellner (FPV-Jujuy).

De Vido reafirmó ante los senadores "la decisión política de recuperar para el Estado las telecomunicaciones" como "un derecho humano, de interés público, estableciendo la completa neutralidad de las redes en condiciones sociales y geográficas equitativas con los más altos parámetros de calidad", a "un precio justo" y sobre todo "que sea libre".

El funcionario anticipó que, una vez convertida en ley, habrá un "período de transición de dos años". De todos modos, aclaró que en ese plazo "se aplicará lo establecido en el proyecto de ley". "Solo se mantiene la normativa vigente en lo que no contradiga al actual proyecto de ley", adelantó.

Durante su exposición, el jefe de la bancada kirchnerista, Miguel Ángel Pichetto, sorprendió con una dura crítica a la empresa Telefónica, a la que acusó de representar al "capitalismo colonial español" y "no invertir ni un solo peso". "Me parece que hay que lograr, ministro y secretario, ver si podemos tener alguna norma que pueda ayudar en el espacio intermedio del acceso a la tecnología para todos, para los que no son iguales a las grandes estructuras telefónicas que son las que dominan", pidió a Berner y De Vido.

Por su parte, Capitanich sostuvo que es "una barrabasada jurídica" sostener que el proyecto significará una expropiación de las redes e insistió en que la norma busca "evitar posiciones dominantes que excluyan a otros prestadores".

Capitanich rechazó, además, que el proyecto deje desprotegidos a empresas de cable del Interior y a las cooperativas y, por el contrario, afirmó que la propuesta "garantiza la creación y generación de nuevos actores" al incentivar "inversiones y garantizar la prestación del servicio en condiciones de competencia de buena calidad".

A su turno, Berner rescató que la propuesta eliminará "las asimetrías para garantizar a las cooperativas y a las pymes el acceso a las redes a un precio conveniente".

El secretario también aclaró que la norma "no viene a tirar por la borda las licencias" otorgadas, de las que hay 1.350 registradas en todo el país, pero, dijo, apenas son "cuatro o cinco las empresas que llegan con servicios a nuestra casa". El resto, explicó Berner, "no tienen acceso a las redes", por lo que precisó que la ley permitirá a los licenciatarios tener "acceso al servicio público, con acompañamiento del Estado, para que puedan acceder a la red en mejor precio y calidad".

El proyecto, que ingresó la semana pasada por el Senado y solamente fue girado a la comisión que conduce Fellner, tiene por objetivo declarar servicio público a las telecomunicaciones y garantizar el acceso a internet, telefonía fija y celular y televisión por cable.

El envío del proyecto al Congreso fue anunciado el miércoles pasado por Capitanich, De Vido, Berner y el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien no estará en el Senado mañana para defender la propuesta.

Los funcionarios aseguraron que el texto excluye cualquier injerencia en los contenidos del servicio y destacaron que la norma pretende la "universalización" de los servicios tanto como garantizar la "ecuanimidad" en la calidad de su prestación.