AP 163
AP 163
 AFP 163
AFP 163
 AP 163
AP 163

"Considero que la mayor de todas las prioridades debe ser unir a todos los brasileños", ha dicho Neves, antes de comunicar a sus seguidores que ya había llamado a Dilma Rousseff por felicitarla por su triunfo.

"Dejo esta campaña con el sentimiento de que hemos cumplido con nuestro papel. Combatí en un buen combate y mantuve la fe. Muchísimas gracias", agregó, en un mensaje corto a minutos de conocerse su derrota en la segunda vuelta.

Los sondeos no se equivocaron. Con el 51,56% de los votos, Dilma Rousseff obtuvo finalmente la reelección en Brasil y el 1° de enero de 2015 iniciará un segundo mandato de cuatro años. Los resultados oficiales emitidos por el Tribunal Superior Electoral otorgaron el triunfo a la líder del Partido de los Trabajadores (PT), agrupación que ahora podrá sumar 16 años años ininterrumpidos en el poder. "Muy agradecida", escribió la mandataria en Twitter.

En el camino ha quedado Aécio Neves, un hombre de la élite política brasileña, ex diputado, ex senador y ex gobernador con fama de playboy. Neves encarnó el cambio y prometió poner freno a la corrupción, dar un giro liberal para que el país vuelva a crecer, controlar la elevada inflación y "mejorar" los programas sociales. Pero sus promesas de campaña han quedado opacadas por la arrolladora capacidad electoral del PT. Finalmente, obtuvo el 48,44%, tan solo tres puntos porcentuales por debajo de la mandataria.

Rousseff, de 66 años, una "dama de hierro" de izquierda, ex guerrillera durante la dictadura, ha prometido en cambio continuar y ampliar los programas sociales impulsados por su partido, y que benefician a un cuarto de los 202 millones de brasileños.

Un total de 142,8 millones de brasileños fueron convocados a las urnas en este inmenso país. Los centros de votación abrieron a las 08:00 (10:00 GMT), mientras que las últimas cerraron a las 19 (21:00 GMT) debido a la diferencia horaria.

Los últimos sondeos ya daban una leve ventaja a Rousseff de entre cuatro y seis puntos. Había perdido un punto en los últimos dos días, y su rival había subido otro, pero siempre tuvo más chances de victoria.