Uruguay: las encuestas vaticinan un Parlamento obligado a negociar

El ajustado resultado supone no sólo que el próximo presidente será definido en un ballotage, sino que durante el próximo gobierno no habrá un bloque con mayoría propia. Los candidatos ya analizan posibles alianzas

  163
163

Después del cierre de la campaña electoral uruguaya, sólo queda esperar los resultados de la votación del domingo. Sin embargo, las ajustadas proyecciones de las encuestas hacen suponer que será necesario aguardar hasta la segunda ronda electoral para conocer al nuevo presidente uruguayo.

Sin embargo, hay algo que los sondeos electorales sí dicen, y es que sea quien sea el ganador, éste deberá lidiar con un Parlamento dividido.

De acuerdo con todas las proyecciones de las encuestas, en el recinto ya no habrá una fuerza política con mayoría propia como con la que contó hasta ahora el gobierno de José Mujica.

 AFP 163
AFP 163

El Observador tomó la última medición de cuatro encuestadoras (Cifra, Equipos, Factum y Opción) y a base de sus proyecciones de indecisos de cara a la elección del domingo, estimó con el cálculo de la Corte Electoral la asignación de bancas en el Parlamento.

De acuerdo con el diario uruguayo, la primera conclusión del trabajo es que el Palacio Legislativo será escenario de negociaciones para armar mayorías y coaliciones que den gobernabilidad al próximo Poder Ejecutivo.

Las previsiones de las encuestadoras discrepan en varios puntos entre sí, y por ello se plantean cambios significativos en el diseño del Parlamento que asumirá el próximo 15 de febrero de acuerdo con quien se acerque más al resultado final.

Según el sondeo que se mire, el Frente Amplio podría obtener 45, 46 y hasta 48 diputados. Blancos y colorados sumados, por su parte, obtendrían entre 48 y 51 miembros en la misma Cámara.

 EFE 163
EFE 163

El resultado del domingo, a la vez de dejar establecido cómo será el Parlamento, fijará las chances para ser presidente tanto de Tabaré Vázquez como de Luis Lacalle Pou, a esta altura los dos seguros rivales del ballotage.

No será lo mismo un ballotage con mayoría de diputados de partidos aliados, que uno con mayoría opositora. Con esto, la campaña de los blancos en alianza con colorados podría tener, en ese caso, una carta muy fuerte para captar votos, como la que tuvo José Mujica en 2009 al tener, en primera vuelta, la mayoría propia.

Al mismo tiempo, la mayoría de los analistas ubican al Partido Independiente (PI) más cerca de lograr un acuerdo parlamentario con el Frente Amplio que con los partidos opositores. Las encuestas indican que el PI podría sumar un diputado y llegar a tres, los que pueden ser fundamentales para que la izquierda tenga, en total, los 50 votos en Diputados.

El director de Equipos, Ignacio Zuasnábar, dijo ayer a El Observador TV que la elección del domingo plantea un "cabeza a cabeza" para definir el Parlamento.

En cuanto a los escenarios que arrojen los resultados del domingo, Zuasnábar entiende que el Partido Nacional y Partido Colorado sumados podrían tener 50 votos en la Cámara de Representantes, así como también que el Frente Amplio con el Partido Independiente, o con otros partidos menores, también podría llegar a esa mayoría tan deseada.