162
162

Cansados por los hechos de inseguridad, vecinos de la comuna 10 de la Capital Federal denunciaron que hay una "zona liberada" para el accionar de barrabravas y otros delincuentes dedicados al robo y la venta de drogas.

La denuncia fue presentada ante la Justicia penal por los abogados e integrantes del Frente Renovador en la Ciudad, el ex legislador Diego Kravetz, y la ex secretaria de Seguridad del Club Atlético Independiente, Florencia Airetto, en representación de los habitantes de los barrios de Villa Real, Monte Castro, Versalles, Villa Luro, Vélez Sarsfield y Floresta.

En la presentación por escrito, firmada por ambos dirigentes massistas, se acusa a barras de All Boys y otros clubes de vender drogas bajo la modalidad del delivery de pizzas, desde locales sospechosos por su escasa actividad comercial.

También operan -dice el texto- desde casas tomadas donde se refugian "bandas de ladrones". Todo ello, sostienen, con la complicidad de algunos miembros de la Brigada de la Comisaría 43, quienes facilitarían una "zona liberada", y en otros casos directamente serían socios.

Según indican Kravetz y Arietto, los datos recabados y entregados a la Justicia, que incluyen las direcciones de los comercios y casas tomadas desde donde se cometen los delitos denunciados, surgieron en el marco del "trabajo político territorial en las 15 Comunas y ante la desesperación de los vecinos por la falta de respuestas a sus reclamos sobre la venta de drogas".

"Nos hemos comprometido con ellos a denunciarlo en representación suya para evitar su puesta en peligro", señalan. Y aseguran que en la medida que los vecinos les acerquen más datos, serán entregados a los investigadores.


"Sabemos la gravedad de los hechos denunciados y sabemos el peligro al que se expondrían los vecinos si ellos mismos promovieran la presente denuncia, es por ello, que en el compromiso asumido con ellos y como dirigentes políticos tomamos como propia la denuncia y solicitamos se investiguen y detengan a los responsables, creemos que es ésta la forma de empezar a bajar la tasa de delitos en la Ciudad de Buenos Aires", cierra el texto.