163
163

El joven de 17 años, nacido en Sídney, desapareció de su casa en el suburbio de Bankstown en junio de este año. Le dijo a su madre que se iba a pescar y nunca más volvió.

Cuando, cuatro meses después, su familia se encontró en YouTube con un video en el que portaba un rifle AK-47 y se autodenominaba "Abu Khaled, de Australia", no podía creer lo que veía. "Es un estúpido, le lavaron el cerebro", afirman.

Abdullah Elmir y un amigo viajaron a Turquía tras pasar por Malasia y Tailandia. Desde allí se comunicaron con sus parientes por última vez. Luego, cruzaron la frontera hacia Siria para unirse al Estado Islámico (ISIS).

"Ellos no saben cómo pelear. Deberían estar recibiendo educación y construyendo este país", dicen indignados algunos familiares, entrevistados por Daily Telegraph.

"Este mensaje va para ustedes, la gente de los Estados Unidos. Este mensaje va para ustedes, la gente de el Reino Unido. Y este mensaje va especialmente para ustedes, la gente de Australia", decía Elmir al comienzo del mensaje.

"Nos amenazan con su coalición de países. Traigan a cada país que quiera venir a pelear contra nosotros. No significa nada para nosotros. No nos importa si son 50 naciones o 50.000", agregaba.

Los que están devastados son sus padres. Imploran al gobierno australiano que realice todas las gestiones que estén a su alcance para traerlo de vuelta.

"No nos van a lastimar. ¿Por qué? Porque tenemos a Alá de nuestro lado, y eso es algo que ustedes no tienen", continuaba el adolescente en el video.

"A los líderes, a Obama (presidente de los Estados Unidos), a Tony Abbott (primer ministro de Australia), les digo esto: no nos detendremos, no bajaremos las armas hasta llegar a sus tierras, hasta que decapitemos a cada tirano y hasta que la bandera negra esté flameando sobre cada uno de los países", concluía.