163
163

La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, y su rival opositor, Aécio Neves, pelean voto a voto en vista al ballotage que se celebrará el próximo domingo. Si se cumplen los vaticinios de las encuestas que dan a Neves como ganador por uno o dos puntos, esta será la primera vez en la historia reciente de Brasil que un candidato que no ganó en la primera ronda de las elecciones dé el batacazo.

Históricamente, en el país el candidato que se impuso en la primera vuelta terminó resultando elegido, según un informe de Credit-Suisse elaborado con datos de Datafolha. Pero ahora Rousseff, que el pasado 5 de octubre obtuvo un 41,59%, podría ser vencida luego de que su rival sumara el decisivo apoyo de la ecologista Marina Silva, que quedó tercera.

Además, nunca antes los comicios en Brasil habían sido tan reñidos como estos. Todos los sondeos concluyen que habrá un empate técnico y, por lo tanto, un solo voto de diferencia puede inclinar la balanza electoral. En las elecciones anteriores, el margen entre los candidatos era mucho mayor.

En 2002, Luiz Inácio Lula Da Silva (PT) se impuso en ballottage al candidato del PSDB José Serra por 23 puntos. Mientras que el primero logró un 61,3% de los votos, Serra consiguió 38,7 por ciento. En 2006, Lula venció a Gerardo Alckmin (PSDB) por 21 puntos porcentuales (60,8% contra 39,2%). Por último, en 2010, Rousseff obtuvo el 56% de los votos y venció a Serra por 12 puntos (44%). El ajustado margen entre Rousseff, que aspira a la reelección, y Neves es inédito.

 Datafolha, Credit Suisse 163
Datafolha, Credit Suisse 163

Por otro lado, el reporte de Credit-Suisse analiza las preferencias del electorado de acuerdo con su edad, religión, educación e ingreso promedio. De esta forma, los jóvenes de entre 16 y 24 años y los mayores de 60 prefieren a Neves, mientras que en el rango medio la favorita es la actual mandataria.

La mayoría de los católicos y no religiosos optarán por el oficialismo; en cambio, evangélicos pentecostales y no pentecostales y los espiritualistas apostarán por la oposición. Asimismo, a medida que aumenta el nivel educativo, cae el apoyo a Rousseff y crece el dado a Neves. Lo mismo sucede con respecto al salario: a mayor ingreso, mayor respaldo al candidato opositor.

En cuanto a las regiones, el informe revela que Rousseff se impuso en la primera vuelta en el norte y el nordeste, mientras que Neves se fortaleció en el sur, el sureste y el centro. Las campañas de ambos se concentraron en atraer los votos que dejó libres Silva y ganar el favor de los indecisos.