Bloomberg
Bloomberg

El Centro de Investigación en Finanzas de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella informó los resultados de la Encuesta de Expectativas de Inflación correspondiente al primer tercio de octubre. La inflación esperada por la gente a nivel nacional para los próximos doce meses se ubica en promedio en 39,1 por ciento, caen 2 puntos porcentuales respecto del sondeo previo. La desaceleración de la suba del tipo de cambio libre y la quietud del precio de los combustibles, aunque está bajando fuerte en el mundo, habría contribuido a ese movimiento.

"En promedio, las expectativas más altas se observan en el Gran Buenos Aires con 39,9%, seguido por el Interior del País 39,7% y en menor medida en la Capital Federal con 35,2%", dijo Guido Sandleris, director del Centro de Investigación en Finanzas de la UTDT.

El economista destacó que "de acuerdo a la mediana, la inflación esperada se mantiene constante en 35% para los sectores de mayores ingresos y en 30% para los sectores de menores ingresos, mientras el promedio de las respuestas determinó un resultado más alto: 38,6% y 39%, en cada caso, respectivamente".

El promedio de precios sube más en el interior del país que en la Capital Federal

El índice se obtiene de los resultados de una encuesta mensual de 1.200 casos, en todo el país realizada por la consultora Poliarquía para el Centro de Investigación en Finanzas de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella.

Ese cuadro luce consistente con los reclamos de los sindicatos al gobierno nacional de un bono de fin de año, equivalente al monto de retención del impuesto a las ganancias sobre la segunda cuota del medio aguinaldo, en compensación por el desvío entre el alza de los salarios en un rango inferior a 30% y la inflación real.

Visiones diferentes entre el sector público y privado

Al respecto, el diputado del Frente Renovador José Ignacio De Mendiguren justificó el pedido del pago de un plus salarial para los trabajadores por parte del sindicalismo, al sostener que hay una ""pérdida del poder adquisitivo" en los haberes.

"El combustible de un mercado es el salario, nosotros creemos que la política de ingresos tiene que estar vinculada armónicamente con la política fiscal, tributaria y cambiaria", analizó De endiguren.

Para el legislador massista, estas áreas "no se pueden administrar por separadas cada una, porque sino aparecen distorsiones"" en la economía. Al ser consultado en radio América sobre las últimas declaraciones del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el secretario de Comercio, Augusto Costa, de que "no existen razones objetivas" para reclamar un plus salarial, De Mendiguren respondió: "No lo comparto. Nosotros vivimos con preocupación la pérdida del poder adquisitivo del salario, porque nosotros como empresarios nacionales, lo que tenemos claro es que el motor del mercado es el salario", insistió el ex presidente de la Unión Industrial Argentina.