Alak descartó que el Gobierno evalúe ampliar el número de jueces de la Corte Suprema

El secretario de Justicia, Julián Álvarez, había dicho que luego de la salida de Zaffaroni se "reabrirá el debate" sobre la cantidad de miembros del máximo tribunal, pero el ministro del área lo descartó: "La ley establece un número determinado y eso es todo"

Adrián Escandar
Adrián Escandar

Tras la reciente muerte del juez Enrique Petracchi y la posterior confirmación del alejamiento, en enero próximo, por parte de Eugenio Raúl Zaffaroni, el debate por la integración de la Corte Suprema de Justicia de la Nación sigue sumando voces, tanto dentro como fuera del Gobierno. Ahora, el ministro de Justicia Julio Alak sentó la posición del Gobierno, al tiempo que desautorizó a su secretario de Justicia, el camporista Julián Álvarez.


Alak afirmó que "la ley establece un número determinado (de integrantes del máximo tribunal) y eso es todo", echando por tierra las especulaciones que se habían abierto cuando Álvarez declaró que "cuando se vaya Zaffaroni van a quedar cuatro (jueces), se puede o completar una vacante o revisar cuál es el número que conforma toda la Corte".


Además, el ministro dijo que "no hay posturas personales" en el Gobierno respecto a la designación de miembros de la Corte Suprema y recordó que la Constitución Nacional le da a la presidente Cristina Kirchner "la facultad de proponer a un juez de la Corte". Ayer, los diputados ultrakirchneristas Carlos Kunkel y Diana Conti sugirieron el nombre de León Arslanian para cubrir la vacante.


En 2006, a instancias del entonces presidente Néstor Kirchner, el Congreso redujo la composición de la Corte a cinco integrantes, número al que se llegó con la muerte de Petracchi. Sin embargo, Zaffaroni adelantó que dejará el tribunal en enero próximo, cuando alcance los 75 años, edad dispuesta por la Constitución para renovar el pliego ante el Senado -opción que Zaffaroni no ejercerá- o jubilarse.


Además de la vacante que dejará Zaffaroni, en el oficialismo se especula con la posibilidad de tener que cubrir en un futuro próximo el lugar que deje el juez Carlos Fayt, de 96 años, quien sin embargo declaró días atrás que seguirá en el puesto "un tiempo más". A fines de año, Fayt cumplirá 30 años en la Corte, a donde llegó por la propuesta del entonces presidente Raúl Alfonsín. En 1999, a los 81 años, obtuvo una sentencia del máximo tribunal que consideró "inconstitucional" la limitación de la edad impuesta por la reforma del 94 por atentar contra la inmovilidad de los magistrados, garantizada por la Constitución.