AP 163
AP 163

Los médicos cubanos que enfermen de ébola en África no serán repatriados a la isla. Uno de los preseleccionados, que finalmente no viajó, confirmó a Diario de Cuba que los cooperantes deben "firmar un documento en el que renuncian a regresar si contraen la enfermedad en África".

La medida incluye la inhumación de los restos, en caso de fallecer, en el país donde prestan colaboración.

Hace ya unos días, Raúl Castro despidió a los primeros 165 galenos que viajaron hacia Sierra Leona para combatir el ébola. Según la prensa oficial, el personal médico de la Isla partió con "evidente entusiasmo" para "cumplir con el sagrado deber de salvar vidas".

De acuerdo a Diario de Cuba, el grupo está formado por 63 médicos y 102 enfermeros de todo el país, con más de quince años de experiencia.

"Si es verdad lo del documento, una salida así no la ha dado ningún país implicado. Hay otras alternativas desde el punto de vista epidemiológico", afirmó el médico Jeovany Jiménez desde La Habana.

El médico indicó, no obstante, que "está por ver" si Cuba está preparada para atender enfermos de ébola. "Lo digo por experiencia propia. Aquí hasta se recicla el material no reciclable", admitió el profesional.

De acuerdo a la Red de Comunicadores Comunitarios, los colaboradores cubanos habrían viajado con "un seguro ofrecido por la Organización Mundial de la Salud", pero el beneficiario sería el Estado.

The Wall Street Journal señaló el jueves que los colaboradores cubanos en Sierra Leona se hospedan en un hotel barato de Freetown, donde los inodoros están rotos y las moscas zumban sobre los manteles mugrientos de las mesas donde comen.