leopoldolopez.com 163
leopoldolopez.com 163
 AFP 163
AFP 163

La ONU fue contundente con su pedido: "El Grupo de Trabajo considera arbitraria la privación de libertad de Leopoldo López" y exige que el "gobierno de la República Bolivariana de Venezuela disponga la inmediata liberación".

Igual de fuerte fue la respuesta de los dirigentes opositores al chavismo y de muchos venezolanos indignados. Henrique Capriles manifestó en Twitter: "Nicolás hace poco fuiste a la ONU, es decir, la aceptas, la misma hoy te ordena liberar a Leopoldo López, te toca aceptarlo y hacerlo! Vamos", escribió el dirigente. Y agregó: "Nuestra Venezuela quiere justicia! Una justicia que funcione! Donde todos seamos iguales ante la ley! Liberen a todos los presos políticos!".

Por su parte, el partido de López, Voluntad Popular, publicó una serie de mensajes alusivos a la resolución de la ONU. "Hoy nuestro líder nacional @leopoldolopez cumple 233 días preso INJUSTAMENTE y la #ONUDecretaLiberenALeopoldo".

Justamente con ese hashtag, muchos ciudadanos manifestaron su descontento con el gobierno de Nicolás Maduro y su decisión de mantener preso a López.

Otro dirigente opositor, Carlos Vecchio, escribió en Twitter: "Hoy los 192 países de la ONU saben que Nicolás Maduro mintió en el caso de Leopoldo y sobre las protestas. Hoy saben que hay presos políticos en Venezuela".

En tanto, el prestigioso abogado Roman Duque manifestó: "Para que Venezuela ocupe un puesto en el Consejo de Seguridad debe liberar a Leopoldo como se lo ordena la ONU".

A su modo, la mujer de López, Lilian Tintori, también reaccionó a la exigencia de la ONU: "ONU decreta que se debe liberar de inmediato a @leopoldolopez. Por favor ayuda a Leopoldo compartiendo esta imagen".

El comunicado de la ONU

El dictamen del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias del Consejo de Derechos Humanos de la ONU expresa que "la detención del señor Leopoldo López constituye una detención arbitraria" y exige que el "gobierno de la República Bolivariana de Venezuela disponga la inmediata libertad del Sr. Leopoldo López".

El organismo de derechos humanos consideró que el Estado de Venezuela incumplió, como suscriptor, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos al detener el pasado 18 de febrero a López, "no permitírsele el legítimo derecho a la defensa, afectando su derecho a la presunción de inocencia, y someterlo a un proceso judicial por ejercer su derecho constitucional a la libertad de expresión y manifestación".

El dirigente opositor venezolano se ha transformado en el símbolo de la lucha contra el gobierno de Maduro. Su protagonismo en las espontáneas movilizaciones de principios de febrero pasado hizo que el propio presidente bolivariano lo eligiera como blanco de ira. El 18 de febrero, el Gobierno lo detuvo en una multitudinaria movilización en su apoyo, lo acusó de "conspiración, incitación a delinquir, intimidación pública, homicidio agravado premeditado y terrorismo".

Las movilizaciones contra el gobierno comenzaron de manera espontánea a principios de febrero de este año, cuando miles de personas sintieron que era insostenible la vida en Venezuela: exigían seguridad (por los altos índices de homicidio, propios de países en guerra), una salida a la crisis económica (con una inflación anual que superó el 55% en 2013 y un evidente desabastecimiento de productos básicos) y mayor apertura democrática.

Nicolás Maduro tenía a López en la mira desde que le tocó reemplazar a Hugo Chávez cuando su larga convalecencia no le permitió asumir el poder en 2012. Ya entonces había responsabilizado al joven líder de Voluntad Popular de "maniobras desestabilizadoras".

Con estudios de Economía en la Universidad de Harvard, López ostenta una exitosa carrera política: en 2000, con 29 años, fue elegido con el 51% de los votos para su primer período en la alcaldía de Chacao, el municipio más rico de la gran Caracas, y en su reelección, en 2004, arrasó con 81 por ciento.

En abril de 2002, fue uno de los muchos políticos que llamaron a las manifestaciones opositoras de calle que derivaron en un golpe de Estado que sacó brevemente del poder al entonces presidente Hugo Chávez.

López lleva más de 7 meses preso en un penal militar en las afueras de Caracas. Sin condena, asiste a las audiencias de un juicio que denuncia como fraudulento.