Daniel Angelici

dejó algunos títulos salientes en esta jornada. Después de lo que fue el Superclásico que terminó en empate, despejó todo tipo de suspicacias aclarando que su visita al vestuario del árbitro Mauro Vigliano –en compañía de Rodolfo D'Onofrio-, fue totalmente protocolar:

"Nos regaló una camiseta suya con nuestros nombres, él nos mandó a llamar".


Más tarde deslizó en

Radio Cooperativa

que era difícil suspender el encuentro a tan poco del inicio, ya que "había 50 mil personas", por eso lo más conveniente hubiera sido posponerlo al menos tres horas antes, según él.

en la previa y el presidente de Boca le bajó el tono a la cuestión:

"A veces el hincha es más fuerte que el dirigente. Crespi es grande y tenemos una excelente relación, pero hay que ser medidos".


Si River pasa las siguientes fases de la Sudamericana y el "Xeneize" hace lo propio, se cruzarían en las Semifinales de la competición, conforme está dispuesto en el fixture. Para el potencial cruce, todavía no hay certezas acerca de la posibilidad de asistencia del público visitante:

"Es un tema de la Seguridad. Hasta que no se garantice que puedan volver las familias, está así".


A Angelici le mencionar también si sería de su agrado que Carlos Bianchi asistiera a los partidos de Boca, tal como hizo Ramón Díaz con su hijo, el último domingo en el Monumental. Si bien aceptó que sería una buena idea, dijo que

"no lo invitamos porque no es hincha, como sí Ramón. Carlos siempre dijo que es de Vélez, donde se formó".

De todas maneras, subrayó que el "Virrey" tiene familiares simpatizantes y que "tienen las puertas abiertas, están invitados".



En otro medio, había dicho que

Juan Román Riquelme
no iba a volver

salvo para un encuentro de despedida, por su avanzada edad. Cuando se lo trajeron a conversación, también accedió a 'darle la llave de su palco' o una platea, pero no ahondó en el tema.